Especialistas advirtieron que en algunos países de América Latina se vive una campaña contra el periodismo, que ha derivado en que los gobiernos creen “una guerra de narrativas” y generen escenarios de postverdad.

En el Foro Internacional de Periodismo e Integridad Electoral, Jaime Abello, Director General y cofundador de la Fundación Gabo, alertó que “las autoridades gobiernan en campaña política permanente, al mismo tiempo producen la adopción de un modelo de actuación política comunicacional que es la guerra de narrativas; al punto de la postverdad se dicen cosas que no importa si son ciertas o no, pero son asumidas como ciertas para una determinada posición política y de ahí no se mueven”.

Daniel Moreno, Director General de Animal Político, afirmó que han detectado campañas gubernamentales que buscan mermar la credibilidad denunciando a los medios de comunicación.

Por ello, planteó que “los periodistas no pueden, más allá de posiciones políticas, olvidar que las tentaciones autoritarias son las que ponen en riesgo el periodismo desde varios sentidos, primero porque el autoritario es aquel que quiere posicionar a las mentiras y quiere imponer una narrativa que frecuentemente se contrapone con los datos y documentos que los periodistas pueden exhibir”.

Aseveró que “los autoritarios son los que consideran al periodismo su enemigo y hacen de este rechazo una auténtica campaña, porque dedican tiempo a debilitar el prestigio y la credibilidad del periodismo. Los autócratas culpan al periodismo de sus errores”.

Mientras que Lilia Saúl, periodista mexicana e investigadora en Organized Crime and Corruption Reporting Project, detalló que el acoso que viven los periodistas no es exclusivo de nuestro país, pero “la ciudadanía debería salir a defender a sus instituciones y a los periodistas”.

Sostuvo que “lo que vemos en México se observa en otros países tan lejanos como Azerbaiyán, Eslovaquia o Reino Unido, pero la diferencia que veo cuando hago el trabajo de investigación con mis colegas es que en México matan a los periodistas y nadie hace nada, no hay una demanda ciudadana para saber qué es lo que pasó”.

Por su parte, Emiliano Ruíz Parra, periodista y cronista mexicano, indicó que ante “la guerra de narrativas se debe apostar a las mejores plataformas para presentar contenidos”.

Además, de avocarse en las “potencialidades del periodismo de investigación en temas como cambio climático, las identidades étnicas y territoriales, disidencias sexuales”, para no caer en “las dicotomías en las que nos quiere meter el poder”.

Aumenta 51.83% las agresiones a periodistas en el primer semestre de 2022

La mesa “Periodismo de investigación en democracia: diagnóstico y futuro” fue moderada por la Consejera del Instituto Nacional Electoral (INE), Carla Humphrey, quien declaró que la organización Artículo 19 documentó 331 agresiones contra periodistas en el primer semestre de 2022, “un incremento del 51.83% comparado con el mismo periodo del gobierno de la República anterior”, además de ubicar a la Ciudad de México como la región con más ataques, seguido por Yucatán y Michoacán.

Añadió que datos de la UNESCO “señalan que en 2021 los países con mayor número de víctimas mortales fueron México, Afganistán e India y el 98 por ciento de crímenes contra periodistas han quedado impunes”.

La Consejera Electoral dijo que “en 2022 nuestro país, por cuarto año consecutivo, es el más peligroso del mundo para los periodistas, por delante de naciones en guerra como Ucrania que tiene ocho casos o Yemen con tres casos. A pesar de la cifra de los 15 periodistas asesinados en este año, el Presidente sólo ha condenado cinco de estos casos”.

Los riesgos de las y los periodistas

Jaime Abello consideró que existen tres riesgos para cualquier periodista que son: la seguridad física, la seguridad digital y la seguridad jurídica.

Lilia Saúl detalló que hay una tendencia en la región de demandar a los periodistas que publican investigaciones, de ahí que “se debe crear una red de protección nacional e internacional para generar seguridad jurídica”.

Además de crear “una seguridad física para que no maten a periodistas y seguridad digital con protocolos para evitar que sean rastreados y vigilados”.

El periodismo, un bien público

Jaime Abello explicó que “el cuarto poder ya no está en los medios, pero está en las historias que son producto del periodismo investigativo, eso se da en medio de una fragmentación del ecosistema mediático y, por lo tanto, de la opinión pública”. Incluso, propuso que elperiodismo de investigación “se considere un bien público”, se defienda su integridad y sus contenidos.

Daniel Moreno pidió repensar si el periodismo cumple con dar un servicio a los lectores, de ahí que solicitó que los dueños y directivos de los medios de comunicación realicen una autocrítica, mientras que los periodistas “deben valer por lo que saben y pueden probar y no por lo que opinen”.