El presidente Andrés Manuel López Obrador se dijo muy contento con la llegada de Luiz Inácio Lula da Silva a la presidencia de Brasil, “fue todo un acontecimiento porque es el regreso de un proyecto popular no oligárquico” y dijo que el mandatario brasileño ya señaló que quiere venir a México.

Señaló que Lula da Silva “enfrentó una embestida muy fuerte que lo llevó injustamente a la cárcel y resistió, salió de prisión para volver a gobernar a Brasil. Lo logró”, y como él dijo utilizaron mucho dinero público y privado para evitar que triunfara y lo logró con el apoyo del pueblo de Brasil.

Durante la conferencia matutina en Palacio Nacional dijo que por eso es válida la frase de Ricardo Flores Magón de que “sólo el pueblo puede salvar al pueblo”. Indicó que Beatriz Gutiérrez lo representó en la asunción de la presidencia, “me informó de que el presidente Lula le comentó que quiere venir. Va a venir pronto, tiene muchos deseos de estar en el país. Ella le transmitió que siempre será bienvenido y los pueblos de ambos países son hermanos y ahora con muchas coincidencias”.

Dijo que “el gobierno de Brasil luchará por la igualdad, la justicia y (será) en situaciones complejas, pero el presidente Lula tiene mucho oficio político. Es un hombre muy experimentado”. Añadió que el mandatario brasileño va a tener una oposición beligerante, ayer le pusieron la banda representantes del pueblo de Brasil, y el señor Bolsonaro decidió viajar en la víspera a Estados Unidos. Precisó que el mandatario saliente “no significó un adversario, menos un enemigo, sencillamente son proyectos distintos”.

Se refirió a que en la última reunión del Consejo Mexicano de Negocios “me preguntó Claudio X González, el papá, sobre la polarización, le dije que es politización y le dije con claridad de que nos habíamos propuesto transformar el país y que no sería posible si no le dábamos atención preferente a los pobres”.

“No hay que andarnos por las ramas, es muy claro, si se tiene amor al pueblo, si se apoya a todos y se escucha y respeta, pero se da preferencia al pueblo, no hay nada que temer”. Sostuvo que “es la forma de tener un pueblo mejor, una ciudadanía mejor. Un régimen corrupto, autoritario, antidemocrático no duda, es subversivo, eso fue lo que dejó como lección el porfiriato”.

Dijo que una democracia sólo puede tener éxito con el pueblo, porque si no, no se cuenta con una base social. “La lección es que con el pueblo todo, sin el pueblo nada, no es un asunto personal, ni de polarización, no es de exclusión, no. Se necesitan cambios, transformaciones que no quieren los conservadores que buscan mantener el statu quo, que nada cambie, conservar privilegios, lo que queremos es la transformación. Se va a avanzar más este año, será muy importante porque se sentarán las bases de la transformación futura”.

Fuente: La Jornada