El Congreso de Estados Unidos suspendió la primera sesión de la Legislatura 118 y pospuso la elección del presidente de la Cámara de Representantes al no conseguir una mayoría absoluta para alguno de los aspirantes.

En un hecho histórico, que no sucedía desde hace al menos 100 años, los congresistas votaron dos veces para elegir al vocero del Congreso, la tercera persona más importante de EU, después del presidente Joe Biden y la vicepresidenta Kamala Harris.

Siete años después de su primera tentativa, Kevin McCarthy, que lidera la bancada republicana en la Cámara Baja desde 2014, llegó con la esperanza de tomarse la revancha, pero no logró ser elegido presidente porque necesitaba 218 votos para ser elegido como “speaker” de la Cámara de Representantes y solo consiguió 203 en la primera y 202 en una segunda votación.

El líder demócrata Hakeem Jeffries superó a McCarthy en la boleta electoral por 212 a 203 votos, ya que 19 republicanos optaron por un candidato diferente. El rival republicano conservador de McCarthy, el representante Andy Biggs, obtuvo 10 votos. Se necesita una mayoría absoluta de los votantes, no una relativa, para determinar al presidente de la Cámara.

A los opositores de línea dura de McCarthy les preocupa que esté menos involucrado en las rivalidades partidistas que han dominado la Cámara baja, más aún tras el gobierno del republicano Donald Trump.

Fuente: AFP