Unos 191 reos del penal de Ciudad Juárez, Chihuahua, fueron trasladados esta madrugada del 3 de enero a prisiones federales tras el motín registrado el domingo en el que 30 reos se fugaron y 17 personas murieron, entre ellos 10 policías.

El traslado de los presos, quienes están acusados de delitos de alto impacto, se realizó en coordinación con al Secretaría de la Defensa Nacional, la Guardia Nacional, la Secretaría de Seguridad Pública del estado, de la Agencia Estatal de Investigación y del personal de custodia penitenciaria.

Los reos fueron entregados a elementos de la Guardia Nacional, quienes los trasladaron vía aérea a los diferentes penales federales en los que serían recluidos.

Los internos que fueron trasladados están acusadas de homicidio, secuestro, portación de arma de fuego, violación y crimen organizado.

El domingo 1 de enero un grupo armado atacó a custodios del penal de Ciudad Juárez y liberó a 30 internos, entre ellos a Ernesto Alfredo Piñón, El Neto, líder del grupo criminal Los Mexicles.

De acuerdo con la fiscalía de Chihuahua, desde el 11 de agosto de 2022 había solicitado el traslado de El Neto y de 179 reos más, solicitud que estaba en análisis para determinar la capacidad en centros penitenciarios federales.

Agregó que en 2009 el líder de Los Mexicles ya se encontraba en un penal federal, pero debido a un amparo logró que fuera trasladado de nuevo al Cereso de Ciudad Juárez y desde entonces emprendió una batalla judicial para evitar ser transferido nuevamente.

El director del penal de Ciudad Juárez, Alejandro Alvarado Téllez, fue cesado del cargo y se encuentra bajo investigación por la fuga de reos y otras omisiones detectadas tras el motín.

Fuente: excelsior