El presidente Joe Biden viajó a la frontera entre Estados Unidos y México el domingo por primera vez desde que asumió el cargo, visitando un punto de entrada de El Paso, Texas, en el centro de los debates sobre la inmigración ilegal y el contrabando.

Se reunió con personal uniformado de aduanas e inmigración en el puesto de control del Puente de las Américas, un complejo de edificios de inspección y cercas que separan a los dos países.

Los oficiales, incluidos los especialistas en perros rastreadores, demostraron técnicas para registrar vehículos.

Biden estaba viendo “de primera mano… el increíble trabajo de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos”, dijo a los periodistas el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas.

Biden también tenía previsto visitar un centro de servicios de apoyo a inmigrantes, donde se reuniría con grupos religiosos y humanitarios que ayudan a “migrantes que huyen de la opresión y el colapso económico”, dijo Mayorkas.

Después de la breve escala en El Paso, Biden volaba a la Ciudad de México para una cumbre regional con los líderes de México y Canadá, donde los problemas de migración regional también debían estar en la parte superior de la agenda.

Biden se encuentra bajo presión ante la creciente cantidad de intentos de cruces fronterizos ilegales y solicitudes de asilo de personas en viajes peligrosos desde países de la región afligidos por la represión, la pobreza o la delincuencia grave.

A la sensación de crisis se ha sumado un aumento en el contrabando transfronterizo del fentanilo, un narcótico altamente adictivo y a menudo mortal.

Su visita buscó responder a las acusaciones republicanas de que ha estado ignorando la situación.

Sin embargo, también está recibiendo críticas de la izquierda, con algunos demócratas y organizaciones de derechos humanos que critican duramente su plan para expandir las expulsiones de inmigrantes indocumentados de cuatro países clave, mientras crea una vía legal para que un número limitado busque ingresar.

“Nuestras comunidades fronterizas representan lo mejor de la generosidad de nuestra nación y vamos a conseguirles más apoyo mientras ampliamos las vías legales para una inmigración ordenada y limitamos la inmigración ilegal”, tuiteó Biden mientras se dirigía a Texas.

En una demostración de al menos cierta voluntad de diálogo, el gobernador de Texas, Greg Abbott, encabezó una delegación de funcionarios que se reunieron con Biden en el Air Force One en el aeropuerto de El Paso.

Sin embargo, anteriormente Abbott, que es republicano, había caracterizado el viaje de Biden en Twitter como “solo una sesión de fotos y un juego de simulación”.

“Biden no quiere que Estados Unidos vea el caos que ha causado”, dijo Abbott.

La presidenta del Comité Nacional Republicano, Ronna McDaniel, acusó a Biden de anteponer a “los traficantes de drogas y de personas a las familias estadounidenses”.

Sin embargo, la Casa Blanca dijo que Biden ya estaba comenzando a ganar cierto control sobre la frontera rebelde, y agregó que solo las nuevas leyes promulgadas por el Congreso pueden cambiar fundamentalmente el anticuado sistema de inmigración general del país.

“Tenemos vías muy limitadas para… lidiar con un sistema roto”, dijo Mayorkas.

Sin embargo, dijo que desde un pico a mediados de diciembre, el número de personas que dejaron de cruzar ilegalmente ha “caído precipitadamente” de unas 2.000 personas al día a 700.

Fuente: AFP