En diciembre de 2022, la inflación general anual se ubicó en 7.82%, alcanzando su mayor nivel para un cierre de año desde 2000 cuando se situó en 8.96%, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Además, después de lograr dos lecturas mensuales a la baja, durante el último mes del año, la inflación general anual registró un ligero repunte desde el 7.80% observado en noviembre pasado.

Al interior de la inflación general anual, destacó el primer descenso mensual del componente subyacente que había mantenido una trayectoria alcista por 24 meses consecutivos. Para diciembre logró descender hasta 8.35% desde el 8.51% registrado en noviembre.

El componente subyacente adquiere importancia ya que determina la trayectoria de la inflación en el mediano plazo, aunado a que es el rubro en el que tiene incidencia las decisiones de política monetaria del Banco de México (Banxico).

En el reporte mensual del Índice Nacional de Precios al Consumidor, se detalla que dicho componente que excluye bienes de alta volatilidad como agropecuarios y energéticos, tuvo una variación mensual de 0.65%. En su interior, se observa un incremento de 0.74% en las mercancías, y de 0.53% en los servicios.

En tanto, el componente no subyacente, que incluye bienes volátiles, alcanzó un nivel de 6.27% a tasa anual. En términos mensuales, reportó un retroceso de 0.40%, compuesto por la baja de 1.15% en los energéticos y las tarifas autorizadas por el gobierno, así como una variación al alza de 0.50% en los agropecuarios.

Durante diciembre, los bienes y servicios que presentaron mayores variaciones al alza en su precio fueron el chile serrano (39.65%), otros chiles frescos (14.24%), los servicios turísticos en paquete (5.75%), el jitomate (3.86%) y el autobús foráneo (2.47%).