Por José Antonio Chávez

En el estado de Quintana Roo, que agrupa los destinos turísticos más importantes del país en la generación de divisas, los sindicatos de taxistas amenazaron con asfixiar Cancún, Playa del Carmen, Tulum, Chetumal y Cozumel en una represalia abierta por el fallo del Tribunal este miércoles que puede favorecer la entrada de UBER.

Obviamente lo que menos les importa a esas mafias de sindicatos de Taxistas, es la afectación que provocarán a los miles de turistas extranjeros y nacionales, amén de los trabajadores de la industria sin chimenea y prestadores de servicios, transportistas, etcétera.

Naturalmente que provocarán, con sus bloqueos en las principales avenidas, la zona turística, la carretera Cancún- Playa del Carmen-Tulum-Chetumal, que miles de pasajeros pierdan sus vuelos.

Que decir de la mala imagen que generaran en el plano internacional porque sin duda la noticia se extenderá a todos el mundo.

Cancún, Playa del Carmen, Tulum, así como los cruceros que llegan a Cozumel, son los principales generadores de la dolariza y en consecuencia los visitantes, en un 90 por ciento provienen de diversas partes del mundo, por eso la noticia romperá fronteras.

Para nadie es secreto que el servicio de Taxis en esa entidad, sobre todo en los aeropuertos, se han consolidado como un monopolio de mafias coludidos con los gobiernos del Estado.

Hay cifras de políticos que gozan de decenas de placas que obtienen bajo el manto protector de sus gobiernos, son favorecidos, ellos y sus familiares, mientras que los choferes o conductores carecen de una unidad por los miles de trabas para lograrlas.

Como dato, en el aeropuerto de Cancún, se ha convertido en el segundo, después de la Ciudad de México, más importante en el flujo de pasajeros con una marca récord por día de hasta 700 vuelos.

Cada servicio de los taxis a la zona hotelera registra una tarifa entre 600 a 800 pesos por viaje, mientras que un UBER su tarifa más alta, no rebasa los 200 pesos. Por eso la defensa a muerte de esas mafias, dejar entrar esas plataformas les tiraría ese millonario negocio.

Esa mafia también se extiende a las empresas prestadores de servicios de transportadoras que se encargan de recibir, en los paquetes de los hoteles a los visitantes.

 Las tarifas, a pesar de ir en vehículos compartidos, les genera un costo de 800 pesos por persona, viaje redondo. Generalmente viajan familias de tres o cuatro personas, la pareja y dos hijos, el costo se eleva a 3mil 200 pesos, y la capacidad de las camionetas son hasta para 15. Y nadie dice nada.

México recibe al año unos 45 millones de turistas extranjeros, el 45 por ciento llegan a Quintana Roo. En consecuencia, asfixiar los destinos turísticos más importantes del país representará un verdadero dolor de cabeza para el Secretario de Turismo, Miguel Torruco y de paso a la gobernadora de Morena, Mara Lezama, vaya focos rojos.

La tarea no está nada fácil y si un problema mayúsculo si no hay alternativas a todos esos pasajeros, o visitantes que puedan perder sus vuelos.

Vamos a ver que dice el secretario de Estado, Don Miguel, responsable del sector de la industria sin chimenea, la segunda actividad en importancia de México en la generación de divisas después de las remesas. La tarea apenas comienza.

TEMA METRO PLEITO EN PERMANENTE

El tema del accidente del Metro llegará hoy a la sesión permanente en San Lázaro y no crea que será, para Morena como un día de campo.

Tanto senadores como diputados de Morena que coordinan Ricardo Monreal e Ignacio Mier andan con haciendo sus pruebas de las frases con las que contestaran a los opositores que, sin duda aventarán todo el lodazal contra la corcholata consentida de Palacio Nacional.

De entrada los panistas de Jorge Romero y Julén Rememntería pedirán la comparecencia de Claudia Sheinbaum para que explique los costos que ha hecho en sus giras los fines d semana en una abierta campaña rumbo al 2024.

Que decir sobre los recursos que se asignaron al Metro y la falta de mantenimiento que han desatado un pleito a navaja limpia, pues sospechan, lo opositores que parte de esos dineros se han ido para gastos de su campaña presidencial. Desde luego que como espectadores estarán Don Adán y Don Marcelo que serán sin duda los que más van a disfrutar las descalabradas.

Jachavez77@yahoo.com