Canadá y México ganaron su desafío a la interpretación estadounidense de las reglas para automóviles bajo el marco del nuevo pacto comercial de América del Norte, anunció el miércoles un panel de solución de disputas, una decisión que favorece a fabricantes de piezas al norte y al sur de la frontera estadounidense.

Hace un año, Canadá y México presentaron una queja contra Estados Unidos sobre cómo aplicar los requisitos de contenido del sector automotriz en virtud del acuerdo de libre comercio entre Estados Unidos, Canadá y México, TMEC, que entró en vigor en 2020.

La interpretación estadounidense de las normas es “inconsistente” con el TMEC, dijo el panel en su fallo.

Canadá “se alegra de ver que los mecanismos de solución de diferencias en vigor apoyan nuestros derechos y obligaciones negociados en el TMEC”, dijo la ministra canadiense de Comercio, Mary Ng, en un comunicado.

La decisión se produce en medio de otra disputa del TMEC centrada en energía que ha enfrentado a Estados Unidos y Canadá con México. Ottawa y Washington argumentan que las políticas energéticas nacionalistas de México están poniendo a sus empresas en desventaja.

Según el TMEC, el 75% de los componentes de un vehículo deben originarse en Norteamérica para poder beneficiarse de una exención de impuestos, pero Estados Unidos discrepó sobre cómo calcular esa cifra.

México y Canadá dijeron que si una “pieza central”, como el motor o la transmisión, tiene un 75% de contenido regional, el TMEC permite que esa cifra se redondee al 100% al calcular el requisito más amplio para el contenido regional de todo un coche.

Estados Unidos dijo que el contenido de las “piezas principales” no debía redondearse al determinar el contenido de todo el automóvil.

En virtud del TMEC, Estados Unidos debe ahora acordar con Canadá y México cómo aplicar la decisión del panel o enfrentarse a posibles aranceles de represalia.

“La decisión es buena para Canadá y México”, dijo Flavio Volpe, presidente de la Asociación de Fabricantes de Piezas de Automóviles de Canadá. Agregó que la resolución es importante también porque muestra que los desacuerdos pueden resolverse bajo las reglas del nuevo pacto comercial.

“Demuestra que el vehículo de resolución de disputas dentro del TMEC funciona”, dijo.

La Secretaría de Economía señaló que en los próximos días, México iniciará un proceso de diálogo y cooperación con sus socios comerciales para la atención del Informe Final.

“México reitera su compromiso con el diálogo como la mejor herramienta para el fortalecimiento de la integración comercial de América del Norte”, apuntó la dependencia que encabeza Raquel Buenrostro.

El 20 de agosto de 2021, el gobierno de México presentó una solicitud de consultas a los Estados Unidos, al amparo del Capítulo 31 (Solución de Controversias) del Tratado entre los Estados Unidos Mexicanos, los Estados Unidos de América y Canadá (T-MEC).

La solicitud fue presentada con relación a la aplicación e interpretación por parte de los Estados Unidos de los Artículos 3 (Valor de Contenido Regional para Vehículos de Pasajeros, Camiones Ligeros, y sus Partes) y 8 (Transiciones) del Apéndice al Anexo 4-B (Disposiciones Relacionadas con las Reglas de Origen Específicas por Producto para Mercancías Automotrices) y el párrafo 4 del Artículo 4.5 (Valor de Contenido Regional) del T-MEC.

En particular, México argumentó que los requisitos establecidos por Estados Unidos para calcular el Valor de Contenido Regional (VCR) de vehículos de pasajeros, camiones ligeros y sus partes, no correspondían con lo establecido en el T-MEC.

México consideró que las diversas disposiciones del Apéndice al Anexo 4-B del T-MEC, otorgan a los productores de automóviles distintas metodologías que les permiten considerar partes y componentes no originarios en el cálculo del VCR, y con ello asegurar que el vehículo se considere originario para efectos de obtener los beneficios arancelarios del Tratado.

Fuente: Reuters