La Fiscalía General de la República (FGR) determinó que la joven Ariadna Fernanda murió por golpes en la cabeza, producidos “por descargas de un objeto contundente” y no por broncoaspiración, como informó en un primer momento la Fiscalía de Morelos.

Con esto, se concluye que la joven, cuyo cuerpo fue abandonado el 31 de octubre en la autopista La Pera-Cuautla, fue asesinada de un golpe en la cabeza.

La FGR señaló que tras el peritaje realizado, no hay sustento para determinar que la joven murió por broncoaspiración por intoxicación etílica, como informó en un inicio la Fiscalía de Morelos.

El 9 de noviembre pasado, la Fiscalía capitalina solicitó a la FGR la atracción del caso, para esclarecer una diferencia sustancial con el peritaje de la Fiscalía estatal.

En un primer informe, la Fiscalía de Morelos descartó un feminicidio y aseguró que Ariadna falleció por consumo excesivo de alcohol, mientras que una segunda autopsia realizada por la Fiscalía capitalina determinó que la joven murió por un trauma múltiple, ocasionado por golpes.

Ambas instituciones se sometieron al análisis pericial de la FGR sobre la causa del fallecimiento.

Entre las pruebas periciales se aportaron impresiones fotográficas, protocolos de necropsia, estudios psicopatológicos, fuentes de información directas, videos de vigilancia, certificaciones médicas y protocolos de actuación.

La FGR anunció que procederá en contra de la Fiscalía de Morelos por presuntas responsabilidades señaladas en el artículo 37 de la Ley General en materia de Desaparición Forzada.

Finalmente, señaló que el procedimiento penal por el posible delito de femicidio debe continuar a cargo de las autoridades locales de la Ciudad de México.

Fuente: Quadratín