Tras el incidente en la Línea 7 del Metro en el que dos vagones se separaron en la estación Polanco, las autoridades dieron a conocer la razón por la cual ocurrió el desacoplamiento y el cortocircuito que provocó el estruendo y humo que reportaron los usuarios.

Guillermo Calderón, director del Metro, explicó que tras el incidente y la revisión a los vagones que se desacoplaron se detectaron algunas irregularidades, como un tornillo flojo y el otro degollado, además de la falta del anillo de seguridad.

Agregó que debido a la condición en la que estaban los tornillos de sujeción que deberían mantener fija la placa de seguridad que atraviesa un cilindro de acero de 5 centímetros de diámetro y a la falta del anillo de seguridad provocó que ambos se movieran y que los trenes 6 y 7 se desacoplaran.

“El cilindro de acero, que debería de estar sumergido, al desplazarse la placa por un tornillo flojo y otro degollado, emergió porque además no tenía el cintillo de seguridad”, indicó en conferencia de prensa.

Calderón aseguró que no se trata de un asunto de mantenimiento ya que el tren en cuestión fue revisado el pasado 5 de enero y señaló que el anillo de seguridad que sujeta el cilindro es difícil de desprenderse por lo que “llama la atención” que no fuera localizado.

“Estaba en el periodo correcto de mantenimiento, no es una cuestión de mantenimiento porque durante el mantenimiento sistemático se revisa precisamente estos elementos de seguridad”, indicó.

El director del Metro indicó que se dio parte a la Fiscalía de la Ciudad de México, la cual abrió una carpeta de investigación por estos hechos.

La separación de dos vagones del Metro en la Línea 7 ocurrió este domingo  a las 15:45 horas y provocó la suspensión del servicio por varias horas.