La titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), Luisa María Alcalde, celebró el acuerdo al que llegaron Teléfonos de México y su sindicato, al asegurar que si se mantenía el conflicto laboral, la empresa estaba en riesgo de terminar en la quiebra.

En la conferencia mañanera de Palacio Nacional, explicó que para lograr el entendimiento entre las partes se formalizó una mesa técnica en la que se entregó información a los involucrados y se privilegió la transparencia para avanzar en las negociaciones.

“El sindicato quería mantener el sistema actual (de pensiones), que es muy bueno, quizá el mejor en todo el país, pero este sistema venía generando un pasivo laboral muy grande que estaba poniendo en cierta situación de riesgo a Telmex.

“Por eso se iniciaron mesas de conciliación en la secretaría. Siempre hay que reconocerlo, tanto el sindicato como la empresa, con el ánimo de encontrar espacios de encuentro, en el entendido de flexibilizar posiciones, porque de no hacerlo iba a acabar esto en la quiebra”, remarcó.

El lunes pasado, tras más de tres años de pláticas, Teléfonos de México (Telmex) y el Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana llegaron a un acuerdo constructivo relativo a las condiciones jubilatorias para el personal de nuevo ingreso que se contrate a partir de este mes.

En un documento emitido por América Móvil, señalaron que en este nuevo acuerdo se reduce el porcentaje de beneficio máximo de jubilación de los trabajadores de 80 a 60 por ciento de su último sueldo, integrado con ciertas prestaciones.

Ante este acuerdo, el presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció la voluntad de los trabajadores de firmar un acuerdo, así como al líder de los telefonistas, Francisco Hernández y al dueño de Telmex, Carlos Slim.

Y es que, según las autoridades, este no fue un acuerdo de cúpulas, porque Telmex consultó a sus trabajadores y el 85 por ciento de ellos estuvo de acuerdo en renovar el proceso de jubilación para no afectar las finanzas de la empresa.

Fuente: Milenio