Soledad JARQUÍN EDGAREl rostro de la mujer lo dice todo. Hay dolor, angustia, miedo. El cordón umbilical sale de su vientre y aún conectado a ella un pequeño está sobre el suelo. Es una mujer que ha tenido a su hijo afuera de una clínica de salud pública en Jalapa de Díaz, es una mujer que no fue atendida oportunamente. “Explotación morbosa”, dice el Secretario de Salud, Germán Tenorio Vasconcelos, quien se “justifica” al señalar que la falta de atención oportuna en la clínica fue porque no le entendieron, porque ella habla una lengua diferente.

En su defensa, que resulta hasta imprudente, Tenorio pretende plantear una discusión sobre lo que sí y lo que no se debe publicar. Cierto, la foto es impresionante y oportuna, pero el papel del titular de Salud no es juzgar a los medios, su papel es evitar, desde donde está, que se sigan violentando los derechos de las mujeres, en específico su derecho a la Salud. Solo eso señor Tenorio. Por lo pronto la fotografía “morbosa”, como señala Tenorio, ya le dio la vuelta al mundo y con ella quedó evidenciada la negligencia médica, el abuso de autoridad, el cinismo y la corrupción que prevalecen en los Servicios de Salud de Oaxaca.