obamaEl presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo que la actual crisis que enfrenta el país como resultado del cierre del gobierno ha sido provocada por el Congreso y por tanto la solución debe provenir de ese cuerpo y nadie más.

“Lo que el Congreso debe hacer es lo que mejor conviene a la economía y a los estadunidenses y es salir adelante de esta crisis fabricada y trabajar juntos para enfocarse en crecer, empleos y dar a los estadounidenses los servicios vitales de los que dependen”, indicó.

Obama ofreció nuevamente sentarse a negociar con los republicanos “sobre cualquier tema del presupuesto”, una vez que el cierre sea revertido, insistiendo que existen los votos para ello.

Hablando ante reporteros durante una imprevista visita a las oficinas centrales de la Administración para el Manejo de Emergencias (FEMA), el mandatario dejó en claro empero que no aceptará una negociación producto de amenazas.

“No vamos a negociar bajo la amenaza de dañar más nuestra economía y la clase media; no vamos a negociar bajo la amenaza de un prolongado cierre hasta que los republicanos obtengan el 100 por ciento de lo quieren”, dijo.

Aludió la batalla política en ciernes sobre el techo de la deuda al apuntar que tampoco negociará “bajo la amenaza de una catástrofe económica que economistas y líderes empresariales han advertido resultará si el Congreso decide que Estados Unidos incumple sus obligaciones (crediticias)”.

“Eso es algo que no voy a hacer. No vamos a establecer ese precedente”, dijo.

Obama pareció moderar su postura y la de los demócratas en el Congreso al apuntar su disposición para aceptar el nivel de gasto contenido en la propuesta para un presupuesto de corto alcance detenida por la cámara, aún y cuando no es la que quisiera él o su partido.

“El nivel de financiamiento para esta iniciativa de corta duración es mucho menor al que los demócratas piensa que debería ser y sin embargo están listos para poner la mayoría de los votos para reabrir el gobierno”, dijo.