senado eu 1La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó esta noche la iniciativa que permite reabrir de inmediato el gobierno federal y elevar el techo de la deuda, con lo que sólo resta su promulgación por el presidente Barack Obama.

En un tiempo récord, la Cámara Baja recibió y sometió votación el proyecto de ley aprobado poco antes por el Senado, el cual mantendrá abierto el gobierno hasta el 15 de enero de 2014 y extenderá el tope del endeudamiento de Estados Unidos hasta el 7 de febrero.

Con una votación de 285 a favor y 144 en contra, la Cámara Baja pasó el proyecto de ley. “Peleamos una buena batalla, simplemente no ganamos”, reconoció el presidente la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner.

Los republicanos buscaron condicionar la operación del gobierno a la eliminación de financiamiento para la Ley de Salud Asequible, el principal logro legislativo de la presidencia de Obama.

Poco antes del voto definitivo, Obama anunció que promulgará de inmediato la iniciativa y agradeció a demócratas y republicanos por disipar la “nube de incertidumbre” que existía sobre la economía estadunidense.

De esta manera, el gobierno será reabierto en su totalidad este jueves y se evitará la suspensión de pagos, luego de la parálisis parcial que se mantenía desde el pasado 1 de octubre.

“Empezaremos a levantar está nube de incertidumbre sobre nuestros negocios y sobre el público de Estados Unidos”, dijo Obama está noche en una imprevista aparición en el salón de prensa de la Casa Blanca, donde no aceptó preguntas de los reporteros.

Obama, quien es visto como ganador de la crisis política presupuestal de las últimas semanas, señaló asimismo estar “ansioso” por discutir con legisladores de los partidos la agenda pendiente, incluida la reforma migratoria.

Un grupo de negociadores de la Cámara de Representantes y del Senado, tanto demócratas como republicanos, tiene previsto iniciar el jueves conversaciones sobre temas económicos pendientes.

Estados Unidos evitará así un incumplimiento de sus obligaciones financieras de su deuda de 16.7 millones de millones de dólares.

El acuerdo para reabrir el gobierno representó una admisión tácita del fracaso de la estrategia del sector más derechista de los republicanos de condicionar la operación del gobierno a la posposición de la Ley de Salud Asequible.

La iniciativa de ley pactada apoya la creación de un sistema de verificación de ingresos para evitar fraudes en la asignación de subsidios federales a las personas elegibles bajo la Ley de Salud.

Se trata de una senda victoria política para el presidente Obama y de un fracaso para los republicanos, toda vez que éstos no lograron su objetivo de estancar la implementación de la ley.

Encuestas muestran que el público estadunidense asigna la mayor responsabilidad de la crisis política a los republicanos y en menor grado a Obama y los demócratas.