Lorenzo Córdova VianelloEl consejero electoral, Lorenzo Córdova Vianello, dijo que es casi inevitable que el IFE trabaje con cuatro consejeros a partir del próximo 31 de octubre, luego de que dejen el cargo igual número de integrantes, lo que si bien no significará una parálisis sí será “la peor crisis institucional” desde su creación.

Sin embargo, aclaró que la situación de excepcionalidad que vivirá el instituto, no alterará su funcionamiento. “No va haber parálisis, va haber carga de trabajo para quienes nos quedamos, seguramente, pero habrá que enfrentarlo con mucha responsabilidad”, dijo en entrevista.

“Creo que más bien, es un dato ya inevitable, que nos vamos a quedar cuatro consejeros. Esto abre el escenario no a una inédita crisis institucional, pero sí a la peor crisis institucional que ha enfrentado el IFE desde 1989-1990, desde su creación”, enfatizó.

Córdova Vianello señaló que el IFE es una institución diseñada para trabajar con un consejero presidente, designado por la Cámara de Diputados, y por ocho consejeros; “hoy estaremos presentes, mucho me temo, de manera ineludible cuatro consejeros”.

En su opinión, el problema no es que laboren cuatro consejeros sino la incertidumbre que acompaña esta situación inédita en torno al futuro del IFE y la creación del instituto nacional electoral, y del propio sistema electoral mexicano.

En ese sentido, consideró deseable que el instituto se pudiera conformar con ocho de sus integrantes y no con cuatro, luego de que la Cámara de Diputados aprobó el acuerdo de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) para la selección de candidatos a consejeros y presidente del órgano electoral.

El consejero expuso que “el IFE es una institución que no puede dejar de funcionar y esto impone mucha responsabilidad de afuera con el instituto, pero sobre todo, dentro del IFE, para que quienes nos quedamos la situación de excepcionalidad no altere el funcionamiento”.

Refirió que una vez que se designe al presidente provisional del IFE, los restantes consejeros: María Marván, Alfredo Figueroa y él, deberán repartirse tanto las comisiones legales como las que determine constituir el Consejo General.

Además, las presidencias de las distintas comisiones como la de Prerrogativas de Partidos Políticos, que resulta indispensable en un contexto dónde están en proceso la constitución de nuevos partidos políticos, amén de la de Quejas y Denuncias, “por lo que no puede dejar de funcionar”.

También está el Comité de Radio y Televisión, el cual es un órgano que permanentemente sesiona y que además, la propia ley le mandata que sesione una vez al mes de manera ordinaria.

Incluso, la Comisión del Servicio Profesional Electoral, que tiene en puerta un proceso de selección de 37 de 109 plazas, luego de la emisión de la convocatoria solo para mujeres.

Lorenzo Córdova resaltó que otra comisión que no puede detener su marcha es la del Registro Federal de Electores (RFE), ya que debe tomar decisiones para realizar la verificación muestral. Tiene que llevar a cabo un proceso de actualización del padrón electoral que utilizarán las entidades donde habrá comicios el próximo año.

En este marco, el consejero puntualizó que el Instituto Federal Electoral es una institución que no puede dejar de funcionar, mientras se lleva a cabo el proceso para designar a los cuatro nuevos consejeros y al suplente de Sergio García Ramírez.