El Instituto Nacional Electoral y los organismos públicos locales electorales (Oples) estarán a la altura de las exigencias en el proceso electoral que inicia este viernes, ejerciendo sus atribuciones y sacando las tarjetas para garantizar el rol arbitral y la equidad en las contiendas, sostuvo el presidente consejero del INE, Lorenzo Cordova Vianello.

Al encabezar la ceremonia de honores a la bandera con motivo del inicio del proceso electoral federal 2017-2018 y ante presidentes de los Oples de las 32 entidades del país e integrantes del consejo general del INE, dijo que este día se inicia el mayor desafío organizativo que hayan vivido las autoridades electorales.

“En medio de cuestionamientos a las instituciones públicas, de descrédito para los partidos y la política, este proceso electoral es, estoy convencido que hay que verlo así, una oportunidad para reivindicar la importancia de la vida democrática”, confió.

Por otro lado, insistió en su convocatoria a las organizaciones de la sociedad y a la ciudadanía a que se sume a una gran alianza con las autoridades electorales para asegurar la transparencia y la legalidad de las elecciones de 2018.

En ese sentido, llamó de manera enérgica a los actores políticos y a quienes aspiran a un cargo de elección popular para que haya un respeto pleno de las reglas de convivencia democrática y se conduzca dentro del margen de la ley.

Pidió que con el trabajo de autoridades electorales las elecciones de 2018 sean las más transparentes y equitativas que haya vivido el México de la transición política.

“Que sea nuestro trabajo objetivo e íntegro el factor que permita la vinculación con una sociedad desencantada, pero comprometida con la democracia, y que las contiendas, complejas y plurales, cuenten con el apoyo de ustedes”, pidió a los consejeros.

Expuso que esta será la contienda electoral más grande y disputada de la historia del país, pero también es cuando se tiene el andamiaje normativo robusto para transparentar las decisiones de la autoridad electoral y contribuir a la certeza de la competencia por la vía del sufragio.

A esto se suma, dijo, un personal experimentado y capacitado para la organización de los comicios federales y que es la base de la certeza con la que se actuará.

Señaló que ese profesionalismo se ha replicado en las entidades federativas que también contarán con servidores públicos independientes, de origen y conocedores de la materia electoral responsables de la conducción política de los comicios locales.

“Tres décadas de reformas han propiciado que las autoridades electorales tengamos una gran cantidad de atribuciones hoy la competitividad que cruza al país, el pluralismo que nos caracteriza, exige ejercerlas con toda oportunidad y firmeza”, aseveró.

Exhortó a las autoridades electorales demostrar que en los 30 comicios locales y el federal por venir el Estado mexicano tiene en el personal de los institutos el mejor cuerpo de profesionales para garantizar la libertad e igualdad del sufragio para elegir y distribuir el poder político.

Vianello recalcó que si bien las elecciones representan un desafío, el mayor de ellos será contribuir a un futuro democrático, con legalidad, inclusión e igualdad que esperan los mexicanos incluso los que están fuera del país.

Finalmente reiteró su exhortó a los consejeros del INE del Oples a actuar con imparcialidad y profesionalismo y que estas características distingan el futuro de las elecciones de 2018.