El titular de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), Rogelio Cerda Pérez, aseguró que no hay desabasto, acaparamiento o especulación de productos de la canasta básica en las zonas de Oaxaca y Chipas afectadas por el sismo del pasado 7 de septiembre.

Entrevistado en el marco de la firma de un pacto por la formalidad en el mercado de bebidas alcohólicas, el funcionario destacó que desde el día del terremoto, personal de la Profeco ha estado presente en las regiones dañadas y han exhortado a la población a no realizar compras de pánico.

“Los mercados populares, las tiendas de conveniencia y autoservicio tienen productos suficientes y si bien los primeros tres días hubo problemas de logística y no llegaban algunos productos como el pan de caja, ya para el lunes pasado se regularizó el tema”, subrayó.

Explicó que personal de Profeco presente en la zona del Istmo detectó un par de incidentes en algunos establecimientos donde se incrementó de manera injustificada el precio del huevo, pero ya se corrigió, y que en una tienda de autoservicio elevaron el precio del agua embotellada infantil, caso que también ya se normalizó.

Destacó que además se detectó un sobresalto irregular en precios de combustibles el pasado viernes que llegó a ser de hasta el 13 por ciento, pero desde el primer día se ajustó a la tarifa de la Comisión Reguladora de Energía.

Rogelio Cerda puntualizó que el papel de la Profeco en esa zona dañada por el sismo es más bien de gestores y negociadores, ya que de comenzar a clausurar o inmovilizar establecimientos, los consumidores recibirían un daño mayor, pues se limitan las opciones de compra.

Sostuvo que están en el monitoreo permanente para que nadie caiga en la tentación de sobrepreciar los productos, a propósito de un incidente que debe mover a la solidaridad con los hermanos de la zona.

“En resumen, no tenemos problemas de desabasto en Chiapas y Oaxaca; hay abasto suficiente en el mercado regular, en todas sus formas, y los precios no están ni remotamente por encima de los que están en el resto del país”, puntualizó.

Por su parte, el presidente de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), Vicente Yáñez Solloa, informó que la normalidad en la actividad comercial en las zonas dañadas por el sismo regresa paulatinamente.

Dijo que el cierre temporal de algunos establecimientos comerciales fue para verificar que no hubiera daños estructurales en los inmuebles, pues los propietarios han entendido que en casos de siniestros lo principal es que la cadena de abasto no se rompa y que no se sufra por mercados negros o rapiña.

El dirigente sostuvo que se vigila que no haya abusos contra la población y que la actividad comercial y económica regrese a la normalidad lo más pronto posible.