No construir el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) tendría un impacto negativo de hasta 20 mil millones de dólares en la contribución al Producto Interno Bruto (PIB) y hasta 200 mil empleos menos sustentados por la aviación y la pérdida de 20 millones de pasajeros al año en 2035.

El vicepresidente Regional de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) para las Américas, Peter Cerda, dijo que actualmente la aviación cumple un papel imprescindible en el desarrollo económico de México.

“Con su numerosa población, su enorme atractivo para los negocios y el turismo, y sus ventajas geográficas, la Ciudad de México tiene el potencial de desempeñar un papel mucho más importante en el escenario mundial. Pero para que eso suceda, las infraestructuras aéreas deben ser adecuadas y asequibles. Es vital que el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México se construya según lo planeado”, expuso.

Mencionó que de acuerdo con un reciente estudio de la IATA, en colaboración con ALTA y ACI-LAC para evaluar el impacto económico de las restricciones de capacidad en América Latina, la construcción del NAIM es una necesidad real y una oportunidad histórica para favorecer el crecimiento económico, permitir los beneficios sociales de la aviación y elevar la competitividad de México frente a los demás países de la región.

Adicionalmente, expuso, la seriedad e importancia de los involucrados en la estructuración de este proyecto auguran su viabilidad y éxito.

“Por lo tanto, la construcción del aeropuerto es una prioridad del Estado mexicano que trasciende cualquier contexto político o contienda electoral y debe ser apoyada desde todos los sectores, dados los amplios beneficios a los que nos hemos referido en este estudio.

“En ese sentido, debe ser un elemento de unión y un factor adicional de orgullo para los mexicanos, pues pondrá al país como uno de los principales actores del mundo en materia de infraestructura aeroportuaria y de conectividad aérea”, expone el documento.

Precisó que el NAIM es uno de los principales proyectos de infraestructura de los últimos años en Latinoamérica no solo por el alto valor de la inversión, sino también por el impacto positivo que se espera que genere.

Su construcción, explicó, implica la posibilidad para México de competir con los principales aeropuertos de la región y del mundo, además de generar las condiciones necesarias para que la conectividad aérea contribuya con los beneficios económicos y sociales que producen en un país.

Con datos de IATA, entre 2014-2034 suponiendo que el desarrollo del NAIM avance como está previsto y sin restricciones, el número de pasajeros en el país podría superar los 136 millones al año en 2034.

Sin embargo, en ausencia de esta nueva capacidad, el número total se vería limitado a 116 millones de usuarios para 2034, una diferencia de más de 20 millones de pasajeros anuales.

El organismo internacional del sector representa 280 aerolíneas que transportan el 83 por ciento del tráfico aéreo mundial.