Francisco Garfias

 

Enrique Peña pasó del discurso a los hechos frente a las amenazas y reiteradas faltas de respeto del presidente Trump a México.

En la reunión que sostuvo la noche del domingo con todos los integrantes de su gabinete, salvo Defensa y Marina, el Presidente dio la instrucción de “poner a revisión” con EU todos los mecanismos de cooperación.

Un funcionario de alto nivel nos contó que en el citado cónclave, el mandatario hizo notar que ha hecho su mejor esfuerzo para tener una “relación armónica” con los vecinos del norte, pero que ante el nivel de hostilidad mostrado por el jefe de la Casa Blanca es necesaria esa revisión.

Los secretarios de Estado ya bajaron la instrucción en sus respectivas áreas. Según la fuente hay cero contactos con los gringos. No les toman las llamadas telefónicas ni les responden correos. Está congelado cualquier tipo de intercambio.

De esa directiva quedan fuera soldados y marinos “que funcionan en otra lógica”.

Será la cancillería, que encabeza Luis Videgaray, la que decida “caso por caso” si se reanudan los contactos y con quién.

La reunión con el gabinete se efectuó luego del insólito mensaje del presidente Peña a su homólogo de Estados Unidos con la exigencia de que no dirija hacia los mexicanos sus “frustraciones” por los asuntos internos de su país.

Ese mensaje, que logró el respaldo unánime de los cuatro candidatos presidenciales, no ha sido respondido aún por Trump.

  • El gobernador Javier Corral, transformado por necesidades políticas en juez,  ya procesó, juzgó y condenó al exsecretario general adjunto del PRI, Alejandro Gutiérrez y Gutiérrez, encarcelado en Chihuahua por el supuesto desvío de más de 250 millones de pesos a campañas del PRI en el 2016.

Molesto porque el Poder Judicial Federal atrajo el caso de Gutiérrez y Gutiérrez, rentable en términos de popularidad, el mandatario estatal se le fue encima al presidente Peña.

Lo acusó de “maniobrar para torcer la Ley” e impedir que Chihuahua continúe con sus acciones de combate a la corrupción.

“Con esta acción se trata de cubrir con el manto de la impunidad a Alejandro Gutiérrez, pieza clave en la red de corrupción que inmiscuye a políticos del PRI cercanos al presidente Peña Nieto”, dijo Javier, en un video dirigido a sus “paisanos chihuahuenses”.

Al gobernador no le pareció necesario esperar a que el Poder Judicial completara el proceso contra Gutiérrez y otros dos “cómplices” del exgobernador César Duarte en el “saqueo” de los recursos de Chihuahua, antes de dar a conocer su “veredicto”.

Desde su posición de “gobernador en rebeldía”, el panista ignoró la división de poderes y criticó la decisión “absurda y vergonzosa” del tribunal colegiado de la Ciudad de México de declarar competente en el caso Gutiérrez al juez federal Daniel Moreno García. “El Poder Judicial de la Federación da así una demostración de sumisión al presidente de la República”, aseveró.

Ese tribunal ordenó que pusieran a su disposición al propio Alejandro Gutiérrez, junto con Antonio Tarín García y Gerardo Villegas, excolaboradores de Duarte, señalados por Corral como responsables de “saquear” las finanzas del estado.

  • El gobierno federal, a través de la Segob, reaccionó de inmediato ante el arranque de Corral.

“Es falso que exista subordinación del Poder Judicial local al Poder Judicial federal como sí ocurrió en Chihuahua con la destitución del presidente del Tribunal de Justicia y del fiscal general del estado, violentando la Constitución de la entidad, como lo acreditó la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación el pasado 3 de abril”, dice un comunicado.

El texto le recuerda a Corral que fue la Policía Federal, dependiente de esa Secretaría, la que, en apoyo de la Fiscalía de Chihuahua, ejecutó la orden de aprehensión, en Coahuila, de Gutiérrez y Gutiérrez, lo puso a disposición de la policía local.

“Es también falsa la afirmación de que desde la Federación pretenda dar protección a los inculpados en el asunto penal que el gobernador señala”, puntualiza Bucareli.

El papel de la Policía Federal en el caso Gutiérrez ha sido motivo de polémica en el seno del PRI. Se hizo, según fuentes del tricolor, sin el obligatorio requerimiento de la justicia local. Hay quien sostiene que hubo allí “fuego amigo “ contra Manlio Fabio Beltrones.

No está de más recordar que alguna vez Corral usurpó un escaño en el Senado que le sirvió para escalar hacia la gubernatura. Quedó en tercer lugar en la elección interna por la candidatura, pero se la quedó con la pequeña ayuda de su amigo y colaborador Gustavo Madero. Argumentó que su antecesor rellenó las urnas a favor de los otros aspirantes azules.

Hoy Corral se erige como paladín de la lucha anticorrupción. Sin el carisma y la trayectoria del tabasqueño, pretende convertirse en el López Obrador azul.

Ya hasta convocó el próximo domingo al pueblo de Chihuahua a una “asamblea informativa” para anunciar las acciones a seguir. ¿Le recuerda algo?

  • El gobernador no vive su mejor momento. Apenas el sábado, sus escoltas fueron baleadas. Lo tuvieron que sacar apresuradamente del campo de golf, diversión a la que es adicto, donde jugaba.

Súmele que el presidente del Instituto de Transparencia local, depuesto por Corral, fue reinstalado por un juez federal, y que dos magistrados cesados por el Consejo de la Judicatura también fueron reinstalados.

La resolución sobre el cambio a la Ley Orgánica que destituyó al presidente del tribunal que no obedecía a los intereses del gobernador fue declarada inconstitucional por violar la división de poderes.