El candidato del PRI a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, Mikel Arriola, apoyó el cambio estratégico en la dirigencia nacional de esa fuerza política, pues el objetivo es “reforzar la remontada histórica que tendrá el candidato a la Presidencia de la República, José Antonio Meade”.

Aseguró que el dirigente nacional provisional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), René Juárez Cisneros, es un hombre experimentado que aportará para que el cierre de campaña sea espectacular.

Durante la presentación de su estrategia para rehabilitar unidades habitacionales, Arriola Peñalosa aseveró que la elección presidencial no está definida, por lo que los cambios en el Revolucionario Institucional llegan a reforzar la campaña del candidato de la coalición Todos por México, José Antonio Meade Kuribreña.

El abanderado priista señaló que el exlíder nacional priista Enrique Ochoa Reza entregó buenas cuentas, pues su trabajo permitió ganar dos de tres elecciones que se llevaron a cabo durante su gestión.

Afirmó que también sacó adelante la reforma estatutaria del PRI que permitió las candidaturas ciudadanas, lo cual es un logro importante en la historia de ese instituto político.

En este sentido precisó que Ochoa Reza también abrió espacios importantes de participación a las mujeres y prueba de ello es que, uno de cada dos candidatos son féminas que aspiran a ocupar cargos de elección popular, y que, seguramente obtendrán buenos resultados en la elección del próximo 1 de julio.

“El nuevo dirigente del PRI llega a reforzar un cierre de campaña que va a ser espectacular, pues se logrará la remontada histórica de nuestro candidato a la Presidencia de la República”, agregó.