Tras cumplirse las 48 horas de su detención, este viernes fueron trasladados 136 policías municipales de San Martín Texmelucan, que se encontraban detenidos en la Fiscalía General del estado de Puebla, al reclusorio de mediana seguridad que se encuentra en Tepexi de Rodríguez.

Los uniformados, quienes no contaban con clave única policial, es decir, eran agentes “falsos”, son acusados por el gobierno del estado de incurrir en los delitos de usurpación de funciones, cohecho y abuso de autoridad, por presuntamente dar protección a bandas huachicoleras y al crimen organizado.

Por esta razón fueron remitidos por la mañana al centro de penitenciario donde se encuentra la sede del juez de control que definirá su situación jurídica.

Afuera de las oficinas todavía se encontraba un grupo de familiares de los policías que denunció tortura psicológica y la violación de sus derechos humanos, pues en 48 horas no han podido comer porque los alimentos se encuentran putrefactos.

Los declarantes aseguraron que el traslado se dio de forma sorpresiva, pues se esperaba que se diera este día pero después de las 15 horas.

Además reclamaron que no han sido notificados de manera oficial del traslado de los uniformados, por lo que no descartaron que en esta detención se estén violentando sus garantías.

Los familiares exhibieron a los medios de comunicación que sus parientes sí son policías y no “agentes falsos” como reveló la autoridad estatal, luego de presentar sus nombramientos firmados por el alcalde de Texmelucan, Rafael Núñez Ramírez.

A bordo de tres camiones de la Secretaría de Seguridad Pública del estado, los detenidos partieron de la Fiscalía de Puebla al sur de la entidad poblana, donde se encuentra el penal.

Entre los detenidos va el comisariado Miguel Ángel Jacinto Fragoso y el director de la Policía Municipal de Texmelucan, Sinuhé Jerónimo León Sánchez.

El juez de control dictaminará si es legal la detención, y si esto procediera los 136 policías municipales serán vinculados a proceso; sin embargo, al no ser un delito grave se estima que varios de ellos puedan salir en libertad bajo caución.

Defensa legal interpondrá un amparo

Sobre el caso, el abogado Samuel León, responsable de la defensa legal de varios policías, informó que interpondrá un amparo al debido proceso, pues en se violentaron sus derechos humanos.

Sin embargo, admitió que algunos agentes sí estarían vinculados al robo de combustible a ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) y al crimen organizado.

Estos elementos —adelantó el litigante— serán remitidos a la Procuraduría General de la República (PGR), por tratarse de un delito federal.

Samuel León, del Corporativo Jurídico León, informó que tiene a su cargo la defensa de 22 policías, a quienes no cobra un solo peso por el servicio.

“El gobierno primero debió investigar a los policías y después emitir las órdenes de aprehensión, pero no fue correcto detener a todos, cuando no todos son culpables”, argumentó.

En ese sentido, dijo que no pueden calificar a todos los policías municipales como huachicoleros, pues existen uniformados que son buenos agentes y defienden al ciudadano.

Acusó que los policías estuvieron aislados y no tuvieron contacto con sus familiares ni con los abogados, vulnerando el derecho de una legítima defensa.

Explicó que los policías no son agentes falsos, pues cuentan con un nombramiento con firmas originales del alcalde y el Cabildo, por lo tanto –señaló- la responsabilidad es directamente del Ayuntamiento de Texmelucan.