La inflación interanual en México se desaceleró en abril más de lo previsto, a su menor nivel en 16 meses, debido principalmente a una baja en las tarifas de electricidad, informó este miércoles el INEGI.

El índice nacional de precios al consumidor tuvo un alza interanual de 4.55 por ciento en abril, frente al 5.12 por ciento de marzo y al 4.59 por ciento pronosticado por especialistas.

Esta es la lectura más baja desde el 3.36 por ciento que se registró en diciembre de 2016, aunque continúa por encima de la meta del 3.0 por ciento del banco central (Banxico).

La inflación subyacente interanual, considerada un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios porque elimina artículos de alta volatilidad, fue del 3.71 por ciento en abril.

Solo en el mes, los precios cayeron un 0.34 por ciento, también más de lo esperado, mientras que el índice subyacente arrojó una tasa del 0.15 por ciento.

La caída de la inflación en abril se debió principalmente a bajas en las tarifas eléctricas por subsidios, en el gas doméstico LP y en los paquetes turísticos, que contrarrestaron alzas en la gasolina de bajo octanaje y vivienda, entre otros, según el INEGI.

Luego de tocar máximos de casi 17 años en diciembre, la inflación interanual empezó a ralentizarse en enero, ayudada principalmente por un alza más moderada de los precios de las gasolinas respecto a incrementos anteriores.

En su más reciente decisión de política monetaria, Banxico mantuvo la tasa de interés clave en un 7.50 por ciento, citando menores riesgos de una depreciación del peso, aunque mencionó entre los riegos al alza para la inflación una mayor volatilidad de la moneda por una evolución desfavorable del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).