Con la finalidad de obtener un mayor rendimiento de los impuestos, sin la necesidad de incrementarlos, el candidato priista al gobierno de la Ciudad de México, Mikel Arriola, aseguró que se ampliaría la base de contribuyentes que hoy no pagan predial y que asciende a 40 por ciento.

“No le vamos a subir el predial a la gente que menos tiene, se lo vamos a actualizar para que paguen lo justo, pero vamos a aplicar la base”, explicó el aspirante del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

“Los impuestos pueden dar más rendimiento sin incrementar tasas. No estamos hablando de cobrar más por el predial, sino incrementar la base (de contribuyentes) de los que pagan el predial y que es 60 por ciento de los hogares”, detalló.

Entrevistado al término de su último acto de campaña en un foro sobre la eliminación de la tenencia, explicó que el país recauda 0.7 por ciento del equivalente al Producto Interno Bruto (PIB) por concepto de predial, cuando países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) recaudan 6.0 por ciento.

En su opinión, es necesario modernizar y actualizar el registro catastral de la ciudad, porque hoy tiene un retraso de 40 años, lo que lleva a que con los asentamientos irregulares, 40 por ciento de la ciudad carece de una escritura pública.

En materia de tenencia, el aspirante priista reiteró que de llegar al cargo, eliminaría ese gravamen a los dueños de automóviles que lo pagan desde hace 50 años y además encarece el costo del vehículo y representa un gasto adicional de 23 mil pesos para los automovilistas.

Según Arriola Peñalosa, la eliminación de la tenencia no afectaría las finanzas públicas, pues existen recursos para fondear esa decisión, y por el contrario es un incentivo para contar con un parque vehicular más moderno.

El abanderado priista explicó que al eliminarse el pago de la tenencia, tarjeta de circulación y licencia, el costo extra de un auto nuevo disminuiría 80 por ciento; los costos adicionales.

Adicional a esos ahorros se contaría con programas efectivos de cómputo que manejen bases de datos vehiculares actualizados, además de que todos los ciudadanos con automotores aportarían impuestos vía emplacamiento y refrendos, puntualizó.