Francisco Garfias

Desde fuera del país pronostican un aumento de la popularidad de AMLO no sólo por sus programas asistenciales y fiscales —adultos mayores, discapacitados, ayuda a los ninis, a los universitarios de bajos recursos—, sino al compromiso de aumentar los salarios mínimos.

Expertos en consultoría sobre riesgos políticos del Grupo Eurasia, líder mundial en la materia, basan su vaticinio en el anuncio que hizo Gerardo Esquivel, próximo subsecretario de Egresos, de que aumentará el mínimo  de 88 a 100 pesos diarios para finales de 2019.

Eso equivale a 2 mil 728 pesos en un mes de 31 días

Esta cantidad, según Esquivel, excede el ingreso que una persona y un dependiente económico necesitan para estar por encima de la línea de pobreza.

La meta de AMLO es que el mínimo se duplique a 177 pesos diarios para finales de la administración de López Obrador, en 2024.

Es decir, 5 mil 487 pesos al mes.

López Obrador, además, prometió duplicar el mencionado salario a los estados fronterizos del norte, con el objeto de mejorar las condiciones de trabajo, algo que esperan ayude en las negociaciones del TLCAN.

No hay que olvidar que Donald Trump ha insistido en la necesidad  de aumentar los salarios de los trabajadores en la industria automotriz mexicana.

“Hasta ahora, algunas organizaciones del sector privado han respaldado la propuesta (de AMLO), Banxico no ha compartido ninguna preocupación sobre el impacto que esto podría tener sobre la inflación”, culmina Eurasia.

  • Fin de semana clave para el dividido y disminuido Partido Acción Nacional. Celebra su primer Congreso Nacional después de la humillante derrota del primero de julio del 2018, en presencia de Ricardo Anaya.

Hay facturas por cobrar entre unas y otras tribus azules —cada vez se parecen más al PRD— reclamos que hacer, culpas que echar.

La cosa no se ve bien ni para unos ni para otros.

Nos llegó ayer un crítico desplegado de militantes del PAN, muchos de los cuales fueron desplazados por la administración de Anaya, en el que exigen a la dirigencia desterrar la tentación “centralista y demagógica” y dejar de lado el concepto “patrimonialista” de cargos y encargos.

Ricardo y sus incondicionales los acusan de arrebatarle a la militancia del azul la posibilidad de elegir a sus candidatos, de marginar a quienes disintieron, de cancelar el debate interno, y de la pérdida de identidad del PAN.

“Perdimos en las urnas, es verdad, pero también es cierto que perdimos nuestra dignidad, nuestra tradición democrática, espacios de deliberación, capacidad de sumar e incluir.

“Perdimos nuestra capacidad de diferenciarnos de otras opciones políticas y, sobre todo, los valores democráticos”, puntualizan en el documento que circula en redes sociales.

Entre los firmantes figuran Abel Vicencio ÁlvarezAlejandro ZapataManuel MinjaresHéctor LariosJuan Manuel Alcántara SoriaMiguel Ángel ToscanoSalvador Abascal y Manuel Gómez Morín.

Son 54, en total, de distintos estados de la República.

  • En la trinchera de enfrente hablamos con el otrora gobernador de Morelos, Marco Adame, quien coordinó las relaciones estratégicas en la campaña de Ricardo Anaya.

Nos confesó su preocupación por el futuro mediato e inmediato del PAN. De entrada nos dijo que sería un “despropósito” si en la renovación de la dirigencia nacional se designa a un presidente del partido por imposición de facciones.

Nos dejó claro, eso sí, que no comparte la idea de que el PAN es hoy un “partido vergonzante” que deba disculparse por cada una de sus acciones.

Concuerda, eso sí, en la necesidad de generar condiciones de apertura, de inclusión, de unidad. “Nos podemos reencontrar con la sociedad”, señaló.

  • La cercanía del gobernador chiapaneco Manuel Velasco con AMLO y su nombramiento como coordinador de la bancada verde en el Senado de la República parece una señal de que el PVEM se sumará en el Congreso de la Unión a la mayoría presidencial.

En la Cámara de Diputados queda como jefe del grupo parlamentario del PVEM un personaje que fue literalmente echado de la subsecretaría de Gobernación, luego de que la Fepade lo acusara de delitos electorales.

  • La captura de El Betito, líder de la llamada Unión Tepito, realizada por la Policía Federal, es el golpe más importante que ha dado el Gobierno Federal a bandas del crimen organizado en la Ciudad de México.

No lo decimos nosotros. Lo afirman ambulantes organizados del Centro Histórico y el propio delegado en Cuauhtémoc, Rodolfo González Valderrama.

Tanto los ambulantes como el delegado habían solicitado, en abril, la intervención del Ejército, la Marina y la Policía Federal ante el desbordamiento de la violencia en ésa y otras demarcaciones.

La preocupación, ahora, es que el descabezamiento de la Unión Tepito desate una violenta disputa al interior de esa banda criminal por el mando; o recrudezca la guerra entre cárteles locales por el control de la plaza.

Al Betito se le atribuyen más de 50 ejecuciones en la Ciudad de México, entre ellas la de los dos descuartizados que fueron aventados en Insurgentes, una de las principales avenidas de la Ciudad de México.