El presidente Enrique Peña Nieto destacó que el cambio que decidieron los mexicanos en 2012 exigió al gobierno federal enfocarse en cinco grandes prioridades, para lo cual se privilegió la política, el diálogo y la coordinación.

Por ello, una vez convertidas en las cinco grandes metas nacionales, se trabajó en: fortalecer nuestras instituciones y combatir con decisión a las organizaciones criminales; reducir los niveles de pobreza e impulsar el ejercicio de los derechos sociales, y asegurar que niñas y niños y la juventud reciban educación de calidad.

También en eliminar barreras que por años habían obstaculizado el crecimiento económico, y proyectar en el mundo los valores de nuestra nación, actuando con responsabilidad y compromiso en el escenario internacional.