Ante el gran desafío para combatir a las organizaciones criminales, este gobierno optó por un diseño institucional que facilitara la coordinación entre las distintas dependencias y corporaciones que realizan labores de seguridad, aseveró el presidente Enrique Peña Nieto.

Durante su mensaje con motivo del Sexto y último Informe de Gobierno en Palacio Nacional, señaló que la violencia se ha contrarrestado con sistemas de inteligencia y con el uso legítimo de la fuerza del Estado.

“Enfrentamos a todo los grupos criminales, especialmente a aquéllos que ejercían control territorial en amplias zonas de la geografía nacional”, subrayó el presidente Peña Nieto.

Resaltó que se tuvo éxito al disminuir significativamente las capacidades y dimensiones de esas organizaciones; así, durante los primeros años, se lograron importantes reducciones en los niveles de violencia”, dijo.

Sin embargo, reconoció que ese mismo debilitamiento provocó el surgimiento de bandas criminales de menor tamaño sin que existieran en el ámbito local las capacidades policiales necesarias para enfrentarlas con eficacia.

Por ello, dijo que en noviembre de 2014 promovió una reforma constitucional para establecer 32 policías estatales únicas, sólidas y confiables en las entidades federativas.