Con el respaldo de la mayoría de su partido -Morena- y el PRI en el Congreso, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador espera en breve, la designación del nuevo Fiscal General de la República (un “fiscal carnal”) antes de que Enrique Peña deje el gobierno y no asumir el costo de echar abajo la exigencia de la sociedad civil de formar parte en las decisiones para combatir a fondo la corrupción y la impunidad mediante una “fiscalía que sirva”, advirtió Jesús Zambrano, dirigente de la corriente Nueva Izquierda del Partido de la Revolución Democrática (PRD),  quien dijo que esto es parte de los acuerdos entre ambos personajes.
 
“Así es obvio que no se va a poder ir a fondo en el combate a la corrupción con un Fiscal General autónomo; con un Fiscal Anticorrupción y con un Fiscal para Delitos Electorales que lleguen sin compromisos con algún grupo político o de los poderes fácticos”, acusó
 
Zambrano aseguró de igual manera, que AMLO está haciendo cada vez más evidente su postura de retomar el “Pacto por México”, que tanto criticó en campaña, pues se está dando cuenta que hay elementos en favor de la gente; aunque no echará atrás la Reforma Energética que, en su oportunidad, el PRD refutó y valió su salida de dicho acuerdo por ser nociva para el país. “Andrés Manuel siempre dijo que era un ‘Pacto contra México’, sobre todo en lo que se refiere al tema energético y ahora él y su equipo están dejando claro que no lo ven tan mal; que al final mantendrán los ‘gasolinazos’; y darán el beneficio de la duda a la Reforma Energética que cuestionaron por seguir “un modelo privatizador”.
 
“Con eso y la desaseada acción reciente de permitir a Manuel Velasco Coello, gobernador y Senador de la República por Chiapas, regresar como sucesor de sí mismo a retomar las riendas de ese estado aun cuando la Constitución prohíbe tener dos cargos de elección, estamos viendo el comportamiento de Andrés Manuel López Obrador, quien hace a un lado el conjunto de grandes temas nacionales como es el de la inseguridad, y deja claro que no va a cumplir las promesas de combatir la corrupción porque tendrá a un ‘fiscal carnal’ que sea nombrado antes de que concluya el gobierno de Enrique Peña Nieto para que sea éste quien pague el costo político, tal como ha ocurrido con acciones recientes desde la PGR para facilitar la liberación de Elba Esther Gordillo, Javier Duarte; Alejandro Gutiérrez y personajes que fueron sus aliados para ganar la elección presidencial.
 
El ex diputado federal añadió que puede hablarse igual de resultados en las acciones emprendidas por AMLO y su equipo antes de asumir el cargo y es claro, por ejemplo, que en los Foros de Consulta para la Pacificación del país, la gente no está de acuerdo con la máxima del “perdón y olvido”: “Ni perdón ni olvido, hay que castigar a los responsables”, están exigiendo.
 
En este sentido, Zambrano expuso que el PRD está obligado a encabezar el respaldo a la gente y se mantendrá pendiente de la reacción social; pero debe trabajar fuertemente en su redimensionamiento: “Nos vencieron pero no podemos darnos por derrotados. Importantes sectores de la ciudadanía siguen acompañando la agenda de esta izquierda democrática, responsable y moderna que debemos ser”, recalcó.
 
“No será sencillo ser oposición ante un gobierno identificado como ‘de izquierda’, aunque la misma dirigencia de Morena reconozca que no lo son; pero tenemos de nuestro lado a los millones de mexicanos y mexicanos que nos favorecieron y siguen respaldando al PRD, seguiremos gobernando en distintas entidades del país; y estamos entablando pláticas con liderazgos y sectores para ir clarificando el camino a seguir”.
 
Lo que nos queda claro, concretó, es entender que, o nos redimensionamos en una acción conjunta en la que se incorporen liderazgos externos de cara al autoritarismo que aplicará AMLO, (porque no hay cambio de régimen, y ya lo están identificando diversos sectores) o no habrá futuro. Al PRD lo respaldan más de 30 años de historia y debemos sumar, actuar como contrapeso, cerrar filas con propósitos comunes y seguir poniendo el ejemplo sin intereses personales ni particulares, finalizó.