El presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Luis María Aguilar Morales, dijo que el Poder Judicial de la Federación trabajará en armonía y en un ambiente de respeto y plena colaboración con los otros Poderes de la Unión.

En un encuentro con jueces y magistrados, el ministro presidente advirtió que el Poder Judicial de la Federación no tolerará la corrupción de ningún tipo en ninguno de sus integrantes.

Ello, subrayó, porque la ciudadanía ha llamado a ejercer la función pública con responsabilidad, mirando por el bien de la República y el futuro de la nación, a desempeñar el servicio público con honestidad y dignidad.

El también presidente del Consejo de la Judicatura Federal (CJF) reconoció la ética, el sacrificio y el trabajo de jueces y magistrados, de los que dijo estar orgulloso.

Agregó que durante el pasado proceso electoral, el llamado de la ciudadanía fue a desempeñar el servicio público con honestidad y dignidad, a desterrar definitivamente la corrupción.

Resaltó que en “el Poder Judicial de la Federación no se ha tolerado ni se tolerará a ningún funcionario que incurra en actos que corrompan su actuar, ni por dinero ni por mala conducta”, advirtió.

“La impartición de justicia federal, sea penal, civil, laboral o administrativa, debe ser motivo de orgullo para todos los habitantes de México; y debe ser motivo de orgullo para todos quienes servimos dentro del Poder Judicial de la Federación”, expuso.

Reiteró que el compromiso del Poder Judicial es con una impartición de justicia que antepone la igualdad entre las partes; que salvaguarda la legalidad de los procedimientos; que agiliza los plazos y las audiencias, así como con la independencia, que garantiza la libre determinación del juez.

“Yo, por principio, por solidaridad con mis compañeros, creo firmemente en los jueces y magistrados, y estoy orgulloso de su ética, de su sacrificio y de su trabajo por México”, expresó.

Detalló que en la Suprema Corte de Justicia, en el Consejo de la Judicatura Federal, en los Tribunales Unitarios y Colegiados de Circuito, y en el resto de los órganos de justicia, México tiene un Poder Judicial de la Federación de reconocido prestigio nacional e internacional.

La adversidad en la que se encuentran millones de mexicanos, excluidos de las oportunidades de crecimiento y bienestar, “puede encontrar, en el criterio del juez, un aliento para superar carencias que llevan años instaladas en nuestra sociedad”, reflexionó.

“Las obligaciones desprendidas de nuestras resoluciones son un elemento central para hacer efectivo el acceso universal a derechos constitucionales, y para mejorar la prestación de servicios públicos indispensables para el proyecto personal de vida de cada mexicano”, aseveró.

Ante juristas, académicos, juzgadores de diversos países y miembros de instituciones de justicia de Francia, España, República de Chile, de Europa, que asisten también al seminario, dijo que la normalidad democrática de la nación requiere de la observancia de la norma jurídica.

Señaló que al interpretar la norma, el juez da contenido a las libertades ciudadanas, pone límites al poder público, y define los alcances de los derechos sociales, económicos, políticos, culturales, ambientales.

En este contexto, puntualizó que la separación del quehacer público en las sociedades contemporáneas ha descansado en dos principios rectores del régimen democrático: la independencia y la colaboración entre poderes, conceptos que cobran significado en la nueva realidad mexicana.

Fuente: NTX