Por Luis Serieys Zárate

Los recortes de personal en empresas en México luego de las declaraciones del futuro gobierno morenista, tienen nerviosos a los empresarios que argumentando el recorte de publicidad en medios de comunicación, la inversión en tecnología en bancos o de plano que no les paga el gobierno son endebles argumentos.

 

Con el temor de los empresarios o en el caso de medios de comunicación por orden del futuro gobierno para que ahora si se lleven bien con ellos, trajo ya cientos de despidos de reporteros, editores, colaboradores, columnistas y demás personal que “les puede cargar la nómina”.

 

Estos despidos y los que vienen com0 en el Bancomer que dice que ya invirtió en tecnología y ahora le sobran mil 500 trabajadores porque ya se usan más las aplicaciones en teléfonos y los cajeros multifuncionales donde ya se pude hacer lo mismo que se hace en una caja, hace necesario un recorte de personal.

 

La pregunta clara para todos los empresarios, es porque tienen tanto miedo a cambiar, a buscar otros rumbos como la publicidad comercial en lugar de la publicidad gubernamental, o clientes privados en lugar de clientes de gobierno.

 

El asunto real es que tienen miedo de perder lo que han logrado acumular y por eso en los medios de comunicación no sólo despiden gente, están en la línea de dejar de publicar periódicos en papel y hacerlo sólo digitalmente, pero eso sólo los genios del periodismo que se venden caro para dirigir un periódico, pero solo usan el medio para su provecho, pueden responder.

 

Lo cierto hoy es que de los miles de despidos, muchos que, dicho sea de paso, trabajan en las empresas via outsourings, son liquidados con miserias para no reconocer antigüedad y salarios reales, muchos de ellos van a ir a juicios porque se supone que la ley los protege de esas prácticas.

 

El cinismo de quienes representan a esas empresas a la hora de despedir al personal, por instrucción de los directores, es que le venden a los trabajadores la liquidación como un favor de los patrones y no como un derecho que les otorga la Ley Federal del Trabajo, pero esos abogados patronales verán incrementado su trabajo por no aplicar la ley para ahorrar a los empresarios unos cuantos pesos.

 

Lo que es un  hecho es que los despidos y el miedo, por no llamarle pánico, de los empresarios continuará, porque la realidad demuestra que sólo los que están cerca de Morena serán beneficiados en el futuro con negocios millonarios, al mismo estilo de los partidos en que en el pasado nos han gobernado.

 

Los últimos que verán beneficios reales son los habitantes del país, porque las promesas hechas por Andrés Manuel López Obrador, ahora que se enfrentan a la realidad, no podrán hacerse realidad, por lo menos no en el corto plazo.

 

Cabe recordar que el gobierno que está por terminar realizó sus cambios estructurales y advirtió desde el inicio que los resultados en la microeconomía se empezarán a ver en al menos 20 a 25 años, hoy la gente votó en su contra y hecho por la borda 5 años de trabajo.

 

Las promesas de Morena iniciarán de cero, por lo que en seis años no se ve por donde vayan a cumplir con sus programas, ya que cualquier proyecto económico requiere de tiempo para hacerse realidad y no se ven muchos genios económicos entorno el futuro gobierno y los que están tendrán que iniciar de cero.

 

Lo verdaderamente preocupante es que a tres meses de que inicie el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, no se ven programas reales para trabajar en hacer cumplir sus promesas, que por cierto, van cambiando cada día porque de inicio se ven imposibles de realizar porque no hay dinero que alcance para aplicarlas.

 

Así es que hay que hacerse a la idea de que habrá más desempleo, no va a bajar la gasolina y el gas, los salarios al menos los mayores que el mínimo no van a subir, los programas sociales no van a crecer y por el contrario se harán uno en todo el país y los de las entidades tenderán a desaparecer y así la lista sigue y sigue.

 

 

serieys@hotmail.com