Mina Moreno

Han pasado 100 días desde que el Presidente Andrés Manuel López Obrador asumió el cargo y parecen 100 años, y no soy la única, al pensar de esa forma.

Y, la verdad nos sobran los motivos para tomar cada día como un año, así de intenso, se vive y se siente al Presidente.

En el país, en sólo 100 días se canceló la construcción del nuevo aeropuerto de la ciudad de México, hemos tenido en todo el territorio nacional, desabasto de gasolina, irónico en una nación que se jacta de tener grandes reservas petroleras, miles de empleados gubernamentales han sido despedidos injustificadamente, sin pagarles ninguna suma por concepto de indeminización, y preparense, porque se han anuncian más recortes laborales, se ha retirado las ayudas a las estancias infantiles, albergues para mujeres víctimas de la violencia, personas enfermas de cancer y de sida, se ha abierto una posibilidad de otorgar una amnistía al matrimonio de los Abarca si cooperan para encontrar a los 43 desaparecidos de Ayotzinapa o aún sin cooperar?

Las calificadoras han disminuido el porcentaje de crecimiento del país, lo que originó una pintoresca propuesta de algunos Morenistas, consistente en emitir una ley que sancione a quien descalifica el crecimiento económico ¿?

¿Llegaremos al absurdo de querer controlar el producto interno bruto, la compraventa de dólares y las opiniones de las calificadoras por Decreto?

Y, es que sólo van 100 días …