Mina Moreno

El verdadero origen del día internacional, es una tragedia ocurrida por la cual,  146 trabajadoras textiles fallecieron en un incendio debido a las quemaduras, los derrumbes y la inhalación de humo, algunas se suicidaron al no ver escapatoria.


La tragedia sucedió en una fábrica de camisas ubicada en Nueva York, el 25 de marzo de 1911. 


 Gran parte de las empleadas eran inmigrantes jóvenes que rondaban los 20 años de edad.


Las muertes se produjeron porque las trabajadoras no pudieron salir del edificio en llamas. 


Los dueños de la fábrica habían cerrado las puertas de las escaleras y sellado las salidas para evitar robos.


 Este desastre hizo que se produjeran cambios legislativos importantes en temas laborales y provocó la creación del Sindicato Internacional de Mujeres Trabajadoras Textiles.


 108 años han pasado desde la tragedia de Nueva York, mucho se ha avanzado, el reconocimiento al voto femenino en la década de los cincuenta en México, pero aún, falta.


Y, para muestra varios botones.


El caso de campo algodonero, que es como se conoce las muertas de Ciudad Juárez, es un ejemplo de ello, tuvo como origen,  el asesinato de tres empleadas de maquiladoras cuyos cuerpos fueron encontrados junto a un campo algodonero, de ahí el nombre. Este caso  llegó a la Corte Interamericana y motivo fuera condenado el estado de mexicano y cuyo cumplimiento a la sentencia internacional no se ha dado completamente.


Yo comencé a investigar más sobre el tema de feminicidios debido a mi trabajo en el Juzgado Sexto de Distrito en el Estado de México, con residencia en Nezahualcoyotl, muchos eran los casos que llegaban por femenicidio.


Viene a mi memoria, uno de ellos.


La historia es así, la víctima conoció muy joven a su pareja, con quien vivía en unión libre, pesé a existir antecedentes violencia familiar, pues en una ocasión la encerró en un cuarto bajo llave y candado, incomunicandola con su familia, sin comida, ni agua, ella logró escapar y su familia la protegió mandándola al interior de la República; sin embargo, él la localizó y le juró había cambiado, le pidió perdón y ella, le creyó, regreso con él.


La verdad es que  el tipo no cambio, sigo golpeandola continuamente.
Procrearon 2 niños y un día, delante de sus hijos la asesino, la asfixio y luego,  la sumergió en la cisterna y después, para cubrir su crimen la colgó en el cuarto de baño, intentando fingir un suicidio.


Es una triste realidad los feminicidios en este país, misógino y machista, es la pareja de la mujer, por regla general, quien también se convierte en su verdugo.


En este nuestro México lamentable se han repuntado los feminicidios, es triste y doloroso, ver cada día como se incrementan los números de estadística, no permitamos ser un número más.


Porque nos queremos vivas.

Porque nos queremos enteras.

Porque merecemos respeto.