El Estado de México es la tercera entidad federativa con mayor número de casos de embarazo adolescente, ubicándose solo por debajo de Guerrero y Coahuila, indicó el director del Centro Estatal de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades (CEVECE), Víctor Torres Meza, en la Universidad Autónoma del Estado de México.

En la Facultad de Antropología de la UAEM, en el marco del Foro Permanente “La Multidisciplinariedad en Antropología Social”, Torres Meza impartió la conferencia “Embarazo adolescente: causas, riesgos y consecuencias”.

El servidor público explicó que el fenómeno del embarazo adolescente debe ser analizado con una perspectiva focalizada según la región en la que se presenta y considerando por qué o bajo qué contexto ocurre.

Torres Meza señaló que en el norte del país las adolescentes se embarazan, principalmente, de integrantes del crimen organizado, buscando percepción económica o lujos, mientras que en el centro el fenómeno está aunado, mayormente, a la violencia y en el sur, a los usos y costumbres.

“El referente de la violencia en el embarazo adolescente es una constante, ya que el rango de edad de los padres oscila entre los 20 y 35 años de edad; además, siete de cada 10 adolescentes refieren violencia en el noviazgo”.

El epidemiólogo destacó que el embarazo infantil, es decir, el que ocurre en niñas menores de 14 años, también es una constante y las cifras refieren que en México se registran nueve mil 555 casos al año.

Víctor Torres Meza detalló que existen tres niveles de atención en el embarazo adolescente: prevención primaria, en la que se invita a los jóvenes a reflexionar sobre esta situación y usar anticonceptivos; asistencia cuando la adolescente está embarazada y, finalmente, fortalecer el vínculo madre-hijo.