El Senado de la República aprobó que el gobierno federal transfiera recursos a estados y municipios, mediante acuerdos o convenios, para realizar proyectos de vivienda destinados a la población en situación de pobreza, marginación o vulnerabilidad.

Las reformas a la Ley de Vivienda establecen el fomento de esquemas financieros y programas que combinen recursos provenientes del crédito, ahorro, subsidio y otras aportaciones, para generar opciones que respondan a las necesidades de vivienda de la población, principalmente en situación de pobreza, marginación o vulnerabilidad, así como a productores sociales.

De acuerdo con las modificaciones, los programas, fondos y recursos federales destinados a satisfacer las necesidades de vivienda de la población bajo las condiciones señaladas, se sujetarán a lo dispuesto en las leyes de Vivienda, la General de Desarrollo Social y en las reglas de operación correspondientes.

Por ello, el sector público, con participación del social y el privado, diseñará, coordinará, concertará y fomentará esquemas para que el crédito destinado a los distintos tipos, modalidades y necesidades de vivienda sea accesible a toda la población, con especial atención a la que está en situación de pobreza, marginación o vulnerabilidad.

Con el fin de fortalecer la capacidad de pago de esta población, los legisladores acordaron que los recursos provenientes del crédito podrán complementarse con subsidios federales, de los estados y de los municipios, cuyo otorgamiento se sujetará a lo dispuesto por la Ley de Vivienda y demás ordenamientos aplicables.

Además, el gobierno federal desarrollará y fomentará instrumentos de seguro y garantía para impulsar el acceso al crédito público y privado a todos los sectores de la población.

Asimismo, las instituciones de banca de desarrollo vinculadas con el sector de vivienda, deberán diseñar e instrumentar mecanismos que fomenten la concurrencia de diversas fuentes de financiamiento para generar oportunidades que faciliten a la población el acceso a una vivienda digna, conforme a las disposiciones y reglas que expida la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Lo anterior también tendrá como fin apoyar programas de producción social de vivienda, particularmente aquellos de autoproducción, autoconstrucción, mejoramiento de vivienda y la entrega de paquetes de materiales a familias en situación de pobreza, marginación o vulnerabilidad.

Fuente: NTX