Por Mina Moreno

06/05/2019

Ciudad de México

Al grito de México y fuera AMLO, miles de personas demostraban su rechazo hacia el actual gobierno encabezado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, en pleno paseo de Reforma, en el corazón del país, en la ciudad de México.

La 5 M o la marcha del silencio convocada por la sociedad civil demostró no sólo el repudio de la gente por una serie de situaciones y decisiones tomadas desde la Presidencia de la República, como son la eliminación de programas sociales de atención a los enfermos de cáncer, de VIH, las cancelación de las  estancias infantiles y  del aeropuerto, despidos masivos injustificados, así como, una serie de decisiones económicas y el repunte de inseguridad, que comienzan ya a mellar en el país…

En un hecho inaudito miles se unieron a manifestarse contra un Presidente de izquierda, que propugna por besos, no balazos.

¿Causará ello conciencia en quienes son los dueños del país?

Lo dudo, Andrés Manuel López Obrador como aquellos españoles de cepa  pura, difícilmente escuchará el reclamo popular.

Desde su época como candidato a la Presidencia, hizo como parte de su discurso diario el condenar ferozmente a la mafia del poder y, al mismo tiempo, ofrecer amnistía a los corruptos, así como, la que se consideraba una ocurrencia la de cancelar la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México y la visión de sí mismo como redentor, son hoy una realidad, que ha ejecutado uno a uno desde que asumió la Presidencia.

Sin embargo, la marcha del silencio le recordó que es el Presidente de un país democrático y no, un Rey.

serieys@hotmail.com