El Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Alimentaria (Senasica) aclaró que en México no se vive una situación de emergencia por influencia aviar y, por tanto, el abasto de carne fluye con normalidad.

De acuerdo con información proporcionada a Notimex, el organismo de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) señaló que sólo existe influencia aviar de baja prevalencia en 21 entidades y 11 se encuentran libres.

Explicó que cuando la enfermedad alcanza 15 por ciento en granjas comerciales se reconoce con el estatus zoosanitario de escasa prevalencia, lo que implica poner en marcha un programa de vacunación, incluso en aves de traspatio.

En nuestro país está presente la influenza aviar de baja patogenicidad H5 desde 1994, y la de alta patogenicidad H7N3 desde 2012, pero en este momento, “México no vive una situación de emergencia por ninguna de las dos enfermedades”, reiteró.

Señaló que esta situación se encuentra bajo control, a través de la implementación de diversas medidas como la vacunación, y de detectar indicios en alguna unidad de producción o predio de traspatio para evitar su diseminación.

Esto, porque los costos directos de una epidemia de influenza aviar pueden representar pérdidas de entre 15 y 20 por ciento de la producción avícola, acentuó el organismo que dirige Francisco Javier Trujillo Arriaga.

Reiteró que los especialistas del Senasica mantienen una rigurosa vigilancia epidemiológica para proteger la actividad avícola nacional, la cual tiene un crecimiento medio anual de 2.8 por ciento en pollo de engorda y de 3.0 por ciento en producción de huevo para plato.

Esas cifras ubican a México como uno de los principales productores avícolas a nivel mundial, de ahí las acciones de control realizadas en conjunto con los productores, las asociaciones y la Unión Nacional de Avicultores (UNA).

“Hay un trabajo sólido y transparente en temas sanitarios. México ha sido responsable y seguirá atendiendo con puntualidad estos temas”, enfatizó la Senasica.

La influenza aviar es una enfermedad clasificada por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) como notificable y, por ello, todos los países miembros están en la obligación de reportar las incidencias de la enfermedad ante el organismo.

La finalidad es dar certidumbre a los socios comerciales de que se ejecutan las acciones avaladas internacionalmente.

En días pasados, a través del Diario Oficial de la Federación (DOF), la Secretaría de Economía (SE) anunció un aumento de 55 mil toneladas a un cupo vigente para importar pollo libre de arancel, ante una menor producción local por brotes de influencia aviar y a menos compras a Estados Unidos, como consecuencia de brotes de Newcastle.

Fuente: NTX