La salud de dos millones y medio de personas en Chihuahua está en peligro con la construcción de la mina propiedad de una empresa canadiense porque el manto acuífero podría ser contaminado con metales pesados.

“Una de las problemáticas es el riesgo de contaminación por filtración de los residuos del proceso de lixiviación de la minera. Es un ejemplo muy claro lo que ocurrió en la Minera del Grupo México en el Río Sonora, dicen que utilizan tecnología de punta, pero los riesgos de derrames o errores humanos están latentes”, advirtió el académico Daniel Zamarrón, profesor de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ), e integrante del Frente Eco-social Paso del Norte.

Precisó que si no se protege el manto acuífero dejarán de atenderse las necesidades de la población asentada en la región para darle preferencia a un proyecto de las empresas Samalayuca Cobre y VVC Exploration.

“Es una región desértica, los mantos freáticos formados milenios atrás tienen ocho millones de metros cúbicos; es lo que el acuífero puede ofrecer para uso humano e industrial. Por ello, ese tipo de cuestiones donde la lógica económica es más importante, se tiene que decir que no hay suficientes recursos hídricos, como es el caso de nuestra región”, expuso.

El riesgo será para toda el área conformada por las dos ciudades fronterizas a ambos lados de la frontera.

“Puede contaminarse el agua Valle de Juárez y Villa Ahumada que está a 100 kilómetros al sur. El riesgo es para la población de aproximadamente dos millones y medio de personas. Ciudad Juárez tiene un millón 300 mil y El Paso, Texas, 800 mil habitantes, más el resto de las comunidades ejidales”, precisó.

“El riesgo primario es el complejo Médanos de Samalayuca, donde se filtraría a los mantos freáticos, porque los acuíferos están interconectados en la región”, añadió Zamarrón.

Industrias extraen el agua

La operación de las dos termoeléctricas, propiedad de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), además de la cementera del Grupo Chihuahua, han reducido el almacenamiento de agua.

“Lo primero que nos afectó aquí fue la termoeléctrica por la cuestión del agua. Antes sacábamos agua de las norias. Ahorita tenemos todavía algunas corrientes, pero sí, la termoeléctrica nos acabó bastante el agua”, señaló el agricultor Manuel Belmontes Rea.

En ello coincide el ejidatario Ramiro Herrera Alvarado, quien refiere que “los mantos acuíferos se conectan con la Laguna Guzmán, Laguna de Patos y Laguna Santa María, aquí estamos nosotros sobre ella, y estamos sobre Conejo-Médanos que es lo que abastece a todo Ciudad Juárez

“Y este mismo bolsón de agua se junta con el de El Paso, Texas, que viene siendo el de Mesilla, que abastece toda esa agua, si se llegar a derramar ácido sulfúrico se contaminarían todos los mantos acuíferos”, explica el productor de legumbres.

Y advierte del peligro de un derrame, como lo expone el catedrático Daniel Zamarrón, “con la presencia de los metales pesados, tendríamos mayor estándar de plomo en la sangre, tendríamos enfermedades crónicas”, expone preocupado.

Anuncian conferencia en la Comisión Estatal de Derechos Humanos

Los actores involucrados en la resistencia contra la construcción de la mina estarán el 6 de enero próximo en la Comisión Estatal de Derechos Humanos donde expondrán, en una conferencia de prensa, el reporte de la mesa técnica que se llevó a cabo a principios de diciembre pasado.

“Se reunieron diferentes niveles de gobierno y se hizo una dinámica donde se planteaban los pros y los contras, que creían las autoridades, de un proyecto así. Vamos a entregar ese documento a los medios”, expuso el catedrático.

En las tareas de defensa del medio ambiente participan expertos en diversas disciplinas quienes están en contra de la explotación del campo minero.

Fuente: NTX