El primer ministro de Francia, Edouard Philippe, anunció hoy en conferencia de prensa que las medidas de confinamiento disminuirán paulatinamente a partir del 11 de mayo, a pesar de que el Senado se opusiera a su propuesta.

Los departamentos franceses se dividirán en tres colores según la condición del contagio, las primeras que abrirán serán las que se coloreen en color verde, seguirán las marcadas en naranja, mientras que aquellas que no podrán reactivarse serán marcadas en el mapa de la nación en rojo.

La Isla de Francia, es decir, la zona en la que se encuentra París, es una de las regiones con mayores casos, su color asignado es el rojo, por lo que se mantendrá el estudio de sus condiciones.

Las localidades verdes podrán volver a abrir los negocios excepto los liceos, los cafés y restaurantes que podrán reactivar sus actividades hasta finales de junio.

Todos los centros deberán tomar en cuenta las medidas de distancia, reglas “muy restrictivas” para el transporte y solicitarán a las empresas que puedan laborar desde casa a continuar haciéndolo.

Los “departamentos rojos” no podrá integrarse a las actividades regulares el 11 de mayo, sino que tendrán que esperar a que las autoridades autoricen el avance de las fases de salida del confinamiento.

El personal médico tendrá la tarea de contactar y realizar la revisión de las personas que pudieran tener contacto con los nuevos casos de COVID-19 para evitar la expansión de la enfermedad.

El plan para las escuelas de educación básica anunciado en el pasado permanecerá, por lo que los menores volverán el 11, 12 o 18 a los centros, con grupos de 15 alumnos, el regreso será opcional, de acuerdo a los padres y podrán continuar con las clases en línea, si así lo desean.

El gobierno proyecta que un millón de alumnos acudan a clases junto con 130 mil profesores, aproximadamente 87 o 90 de los departamentos escolares, informó el ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer.

El transporte también se reactivará lentamente, afirmó la ministra de Transporte Élisabeth Borne, los trenes RATP podrán llevar el 30 por ciento de su capacidad, el metro el 75 por ciento y aumentará de forma progresiva hasta el final de junio.

Por su parte el ministro del Interior, Christophe Castaner, informó que las personas no podrán desplazarse a más de 100 kilómetros y a quienes no lo cumplan se les cobrarán 135 euros de multa.

Los deportes sólo se podrán practicar de forma individual, por lo que se mantiene la prohibición de las ligas deportivas y aquellas que reúnan más de cinco mil personas podrán reorganizarse a partir de septiembre, aunque este tema se seguirá revisando.

Las fronteras europeas continuarán cerradas, aquellos que tengan motivos para ingresar a Francia deberán justificarlos y se harán algunas excepciones para viajar dentro de la Unión Europea, pero continuarán las restricciones.

En total 400 mil empresas volverán a sus actividades, se favorecerán los horarios escalonados y sobre todo el trabajo desde casa en caso de que esto sea posible, mientras que los préstamos del gobierno se mantendrán hasta que las condiciones permitan que los negocios retomen sus actividades y estabilicen sus ingresos.

Fuente: NTX