Tras las acusaciones en contra del ex gobernador de Baja California, Francisco Vega de Lamadrid y su esposa Brenda Ruacho de Vega, sobre desvío de recursos públicos, ninguno de ellos se ha presentado comparecer ante las autoridades correspondientes para declarar al respecto.

El gobernador del estado, Jaime Bonilla Valdez, se refirió, a través de una videoconferencia, al cateo realizado el viernes en la casa del exgobernador Francisco Vega, y sostuvo no se trata de una cacería de brujas, sino de justicia.

“Llevamos seis meses en el gobierno armando la carpeta, y llegó el momento que el señor ex gobernador venga a rendir cuentas, él y todos sus funcionarios que fueron señalados, más de once que están involucrados en estos fraudes”, expresó.

El cateo realizado el viernes, el cual se prolongó por varias horas, fue para integrar la carpeta de investigación en contra de Brenda Ruacho, por los delitos de coalición de servidores públicos y negociaciones ilícitas, detalló la Fiscalía General del Estado.

Por su parte, el dirigente estatal del PAN, Enrique Méndez Juárez, sostuvo que su partido ya había indicado que se investigara a quien se tuviera que investigar, y si resultan culpables que paguen, pero que a los acusados se les garantice el derecho a poder defenderse.

Señaló que el gobierno de Jaime Bonilla debería haber hecho cateos por los señalamientos en contra de dos de sus exfuncionarios que fueron acusados por recibir moches, y criticó que el mandatario estatal esté buscando crear cortinas de humo ante lo que calificó como falta de resultados en la atención de la pandemiacrimen organizado y crisis económica.

Fuente: Excelsior