La contingencia por la COVID-19 impone un reto para la subsistencia de museos pequeños y privados, ya que la mayoría se sostienen de ingresos propios, sostuvo el responsable del Departamento de Museología y Museografía de la Dirección de Museos de la Universidad Autónoma del Estado de México, Jorge Carrandi Ríos.

En el marco del Día Internacional de los Museos, que se conmemora este 18 de mayo, el universitario apuntó que diversos espacios museísticos subsisten de las entradas y venta de recuerdos; muchos de ellos, indicó, ahora se encuentran en una situación precaria.

Consideró que aquellos que cuentan con el apoyo de recursos de universidades, estatales o federales tendrán mayores posibilidades de contar con solvencia económica una vez que vuelvan a abrirse al público.

Por otra parte, Jorge Carrandi Ríos puntualizó que esta pandemia transformará la forma de trabajo de los museos, cuya característica principal es la de poner en contacto al público con piezas y obras.

“Seguramente perderemos mucho de la socialización que ocurría en los museos, donde la gente compartía sus impresiones y hablaba. Los talleres, pláticas e interacción con los guías ocurrirán ahora en las redes sociales, desde donde se accede ya a los objetos que se encuentran en salas y galerías”.

Los museos, aseveró, deberán adaptarse a la nueva normalidad que dejará la pandemia y quizá en un largo plazo se reestablecerán las actividades como las conocíamos antes de este acontecimiento.

Jorge Carrandi Ríos afirmó que una vez que los museos se abran al público se tomarán fuertes medidas de sanitización en los accesos y se restringirá el acceso de personas.