La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero rechazó que hubiera habido presión al interior de la administración federal para la salida de las titulares del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) y de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV).

En conferencia virtual sobre el trabajo mensual del Grupo Interinstitucional de Estrategias contra las Violencias de Género, la funcionaria lamentó particularmente la renuncia de Mónica Maccise, a quien, dijo, ya conocía desde cuando era ministra en la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

“Ellas voluntariamente presentaron su renuncia, Mónica Maccise y Mara también, son dos mujeres que vienen desde la Suprema Corte, que las conozco desde hace muchos años, pero Mónica trabajo conmigo más de 10 años, entonces podrán comprender que para mí la perdida de Mónica fue muy fuerte, también de Mara, pero no fue tan cercana a mi como lo fue Mónica”

Mónica Maccise renunció al cargo en Conapred luego de la polémica por la organización de un foro sobre discriminación y racismo. En tanto, Mara Gómez se separó del cargo tras acusaciones de colectivos de no ser atendidos y polémica por haber señalado un recorte presupuestal que el secretario de Hacienda y el propio presidente negaron ocurriría en su organismo.

“Entonces para mí ha sido triste que hayan presentado su renuncia, pero categóricamente te puedo decir que ellas tomaron esta decisión, por razones diferentes cada una de ellas, pero la tomaron”, explicó.

La secretaria de Gobernación informó que en ambos organismos habrán de cumplirse los procedimientos formales para nombrar a las nuevas titulares que serán mujeres.

Fuente: Excelsior