Francisco Garfias

Dice Jorge Castañeda que habría renunciado como canciller si le hubiese tocado organizar la visita del presidente López Obrador a Washington, para reunirse con Trump.

—¿Por qué? –preguntamos.

—Es una visita a Washington en plena campaña electoral. Se trata de un espaldarazo a Trump, de rendirle pleitesía a un güey que nos ha insultado todos los días durante cinco años, incluyendo lo del muro hace tres días.

“Si tú estás de acuerdo con eso, pues te quedas y apoyas. Pero si estás en contra… yo creo que es el tipo de decisiones de un canciller que sí son definitorias.

“No tengo idea si Ebrard está de acuerdo. Pero si no está de acuerdo con este tipo de asuntos de gran importancia, pues en ésta no vas”, respondió.

Parece que Ebrard sí está de acuerdo.

*

Ya encarrerado, el que fuera canciller de Fox (2000-2003) estimó que la visita de AMLO va a crear un “mal ambiente” con el demócrata Joe Biden, quien está 14 puntos arriba de Trump en las encuestas.

Cuenta que un relevante demócrata de origen hispano, Daniel Restrepo, ex de seguridad nacional para América Latina con Obama, ya manifestó su inconformidad en Twitter.

Nos sugirió buscar ese tuit. Lo encontramos. Un hilo de nueve partes donde queda claro que, a su juicio, ni Peña ni López Obrador “han mostrado el mismo nivel de respeto al pueblo estadunidense que Biden demostró, y seguirá demostrando, para el pueblo mexicano”.

Restrepo recuerda que en 2012, el entonces vicepresidente Biden se reunió, en orden alfabético, con los candidatos presidenciales en México: López Obrador, Peña Nieto y Vázquez Mota. No entiende que Peña, en su tiempo, y López Obrador, en los próximos días, hayan querido reunirse con “un personaje que ha construido su narrativa nativista y racista sobre México y los mexicanos”. 

*

A la charla brincó el argumento de que el actual jefe de la Casa Blanca quiere usar la visita del Presidente mexicano para ganar el voto latino en noviembre.

“No creo que la gente de Trump sea tan ingenua para pensar que una foto con López Obrador le ayude con el voto latino en estas circunstancias. Eso es una jalada mexicana.

“Trump sí lo quiere en Washington, pero para verse presidencial, dominando la agenda, actuando como presidente; en contraste con Biden, que está encerrado en el sótano de su casa.

“Estos días se escucha que tiene que ir porque es muy importante la relación bilateral. Por supuesto que lo es, pero si es tan importante, por qué han pasado dos años desde que lo eligieron (a AMLO) y no se ha encontrado con Trump. “La tontería que dicen del tratado, pues va a entrar en vigor con o sin reunión”.

*

Vaya señal que el embajador de EU  en México envió a la 4T. Pareció un jalón de orejas por la embestida, verbal y con decretos a extranjeros que invirtieron en  generadores de energías limpias, o en  la abortada cervecera Constellation Brands o la hidroeléctrica de Iberdrola en Tuxpan. 

En reunión con la Concamin, Christopher Landau dijo textual:

“Tampoco les puedo mentir a mis connacionales y decir que es un momento oportuno para invertir en México. Sí se ven cosas muy desalentadoras para la inversión extranjera. En varios sectores hemos visto cosas preocupantes.

Luego de reconocer que México es un país soberano, con derecho de cambiar sus políticas económicas o sociales, advirtió que esos cambios pueden tener efectos muy negativos en cuanto a inversión.

“Estamos en un momento dorado para México de atraer inversión…, pero corresponde al gobierno mexicano si quiere tomar el sendero de traer inversión o espantarla”.

Horas después, Landau sacó un tuit en el que negó haber dicho que no es momento oportuno para invertir en México. “Lo que dije es que los inversionistas buscan certidumbre y no hay nada peor que cambiar las reglas de juego”, aseguró.

*

El titular de la SHCP, Arturo Herrera, pasó a formar parte de las estadísticas. Es uno de los 6 mil 104 nuevos contagios de covid-19 reportados ayer por la SSA  

“Me acaban de comunicar que di positivo. Tengo síntomas muy menores y continuaré trabajando desde casa”, escribió en Twitter.

Apenas el lunes estuvo con López Obrador, y la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, sin guardar el distanciamiento social y, obvio, sin cubrebocas.

El martes asistió a la conferencia vespertina sobre créditos en la que estuvieron la titular de Economía, Graciela Márquez, y el de la Sedatu, Román Guillermo Meyer.

Publicado en Excelsior