Al menos 23 personas fueron ejecutadas y sus cuerpos hallados la mañana de este viernes, presuntamente al recrudecerse la guerra entre integrantes del Cártel de Sinaloa y Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), en tres distintas regiones del estado.

En un primer hallazgo, al amanecer de este viernes, sobre la autopista Zacatecas–Durango, kilómetro 67 más 550, a la altura del crucero con la comunidad de Ramón López Velarde, un comando armado que viajaba en varias camionetas dejó abandonados los cadáveres de 15 personas, acribilladas a tiros y envueltas en cobijas y amarradas con cinta y mecates.

Hasta el sitio se movilizaron decenas de integrantes de las policías Municipal, Metropol, Estatal Preventiva, Ministerial y de Guardia Nacional, quienes acordonaron el sitio mientras cientos de automovilistas que transitaban por la vía miraban con asombro la escena de los cadáveres envueltos en cobijas y apilados.

Persona de la Fiscalía General de Justicia de Zacatecas y del Instituto Zacatecano de Ciencias Forenses también acudieron al sitio y sin realizar mayores peritajes —como es común en escenas de crimen—, levantaron rápidamente los cadáveres para trasladarlos al SEMEFO de la ciudad de Fresnillo, a cinco kilómetros de distancia, al sur del lugar.

Por otra parte, al noroeste del estado, integrantes de la Guardia Nacional se enfrentaron con presuntos integrantes de la delincuencia organizada, en el municipio zacatecano de Juan Aldama, limítrofe con el municipio duranguense de Santa Clara, durante más de una hora.

También, muy temprano, en la zona del enfrentamiento fueron localizados los cadáveres de seis agresores que fueron abatidos por los militares durante el enfrentamiento. Tras la refriega, otros presuntos pistoleros se dispersaron hacia distintas localidades de la región.

En otro suceso, en el centro de la entidad, en el cruce de la carretera que comunica a la cabecera municipal de Calera de Víctor Rosales con la comunidad de Río Frío, la mañana de este viernes fueron localizados los cuerpos de otras dos personas, una de ellas envuelta en cobijas, con signos de tortura, y otra más, descuartizada en el interior de dos bolsas negras de plástico.

Personal del Ejército Mexicano y de la Guardia Nacional, así como corporaciones de seguridad pública del estado, realizaron un fuerte despliegue de agentes en todo el corredor urbano de las ciudades de Guadalupe -colindante con la capital Zacatecas-Calera y Fresnillo, para contener a las células de los cárteles de Sinaloa y Jalisco, quienes durante los últimos meses se han enfrentado en esta región del altiplano mexicano, con un saldo de más de 470 personas ejecutadas, durante el presente año 2020.

En tanto, en distintas redes sociales de Facebook y WhatsApp, se reportó la desaparición de al menos cuatro personas —dos mujeres y dos hombres jóvenes—, en la capital del estado, quienes supuestamente fueron raptados por comandos armados. La Fiscalía estatal emitió la Alerta Amber por los cuatro desaparecidos, desde la tarde del jueves.

Finalmente, sobre la carretera Zacatecas–Villanueva, presuntos integrantes de una célula criminal realizaron disparos contra una patrulla de la Policía Estatal Preventiva, lo que provocó que el chofer de la unidad perdiera el control y se volcara, con saldo de un agente policiaco fallecido.

Fuente: La Jornada