Con ocho mil 760 metros cuadrados de construcción, distribuidos en cuatro plantas, el Dedo “L” permitirá dar una mejor atención y mayor comodidad a los viajeros.

Esta nueva instalación cuenta con salas de  espera en el primer piso y mezzanine. Dos bandas transportadoras de 45  metros corren a lo largo del nivel 1 y se cuenta con dos elevadores. En la  planta baja se localizan las áreas de servicios y mantenimiento, mientras  que en la azotea se alojan los equipos de aire acondicionado.

Al disponer de siete nuevas posiciones de contacto se disminuirá hasta en un 65% el uso de aerocares en la Terminal 2. Esto significa que hasta 4.2 millones de pasajeros anuales verán reducir sus tiempos de espera en  los procedimientos de abordaje y descenso del avión. Se evitará la  práctica de abordar un autocar para trasladarse a la posición remota  donde se encuentra el avión o del avión al edificio terminal.

Se trata de un ahorro significativo de tiempo para los usuarios, pero  también para las aerolíneas representa un menor costo por uso de  aerocares y una mayor eficiencia y puntualidad en sus operaciones  aéreas.

La construcción del Dedo “L” tuvo un costo de 497 millones de pesos, se  llevó a cabo en 7 meses y medio, generando más de 3 mil empleos.

AMLO inaugura ampliación de Terminal 2 del AICM

La ampliación de la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional Benito Juárez (AICM) eliminó los traslados de pasajeros a las aeronaves de forma remota, resaltó el Presidente Andrés Manuel López Obrador durante la inauguración realizada esta tarde.

“Se tenía que ir a buscar a los pasajeros en camiones, ahora con esta nueva terminal ya hay posibilidad de que el proceso de traslado de pasajeros no requiera de camiones sino de manera directa llegan los pasajeros a esta terminal.

“Es una muy buena obra. Me da gusto que esté aquí uno de los empresarios que trabajó en la construcción de esta ampliación a la terminal del aeropuerto, porque se ve que es una obra de calidad, es algo bien hecho, una obra moderna y con un costo razonable; es decir, no excesivo: 500 millones de pesos, y de mucha utilidad”.

El Jefe del Ejecutivo también resaltó que la movilidad del aeropuerto es un indicador de la reactivación de la normalidad dentro del país, luego de la epidemia del coronavirus.

“Es como tomarle el pulso a la situación económica del país. Aquí se disminuyó mucho el movimiento del aeropuerto en los momentos más difíciles, y ahora poco a poco, ya se ha ido incrementando el movimiento del aeropuerto. Tengo información, no sé si se apegue a la realidad, pero ya hay un movimiento de alrededor del 45%, esto es importante, y va a seguir creciendo porque ya pasamos lo peor, ya tocamos fondo”.

Con este evento que realizó de forma previa a tomar un vuelo comercial hacia Oaxaca, donde mañana comenzará una gira de trabajo, el Presidente estrenó a su nuevo secretario de Comunicaciones y Transportes, Jorge Arganis, quien se sumó a los funcionarios del gabinete que sí usan cubrebocas.

Ahí también estuvo presente Javier Jiménez Espriú, quien le tocó dirigir esta ampliación, y apenas hace unas horas se formalizó su renuncia al cargo de secretario.

Esta obra es la primera que el Presidente entrega del sistema aeroportuario, que comprende la ampliación de este aeropuerto, el de Toluca y la construcción del internacional en la base de Santa Lucía.

Fuente: 24 horas