Se coincidió en trabajar coordinadamente en las medidas de seguridad sanitaria, conviniendo que el indicador del semáforo para la federación y los estados se orientará fundamentalmente a medir los riesgos como un referente indicativo y tomar de manera conjunta mejores acciones en todas las áreas involucradas.

Durante la sesión celebrada en la sede de Bucareli de la Secretaría de Gobernación, por más de tres horas, se acordó también que en esta nueva realidad la gobernabilidad es una prioridad que requiere buscar las vías para mejorar el diálogo sobre las bases de respeto y trabajo conjunto, que incluya los factores económicos, laborales, educativos y sociales de cada estado y la federación.

Otro de los puntos de acuerdo fue que la Secretaría de Salud enviará a los gobernadores y la jefa de gobierno presentes la información para validarla y que se comparta en la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) para comentarse en próxima reunión.

Por parte del Gobierno de México asistieron las y los secretarios de Salud, Jorge Carlos Alcocer Varela; Economía, Graciela Márquez Colín; del Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde Luján; y de Turismo, Miguel Torruco Marqués.

Asimismo, el subsecretario de Prevención y Promoción a la Salud de la Secretaría de Salud, Hugo López-Gatell Ramírez; el subsecretario de Gobierno, Ricardo Peralta Saucedo; el director del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), Juan Antonio Ferrer Aguilar; el director general el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo Aburto; y el director general del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), Luis Antonio Ramírez Pineda.

También estuvieron presentes la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo; los gobernadores del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza; de Hidalgo, Omar Fayad Meneses; de Querétaro, Francisco Domínguez Servién; de San Luis Potosí y presidente de la Conago, Juan Manuel Carreras López; y de Yucatán, Mauricio Vila Dosal.