Con el fin de salvaguardar la salud de los mexicanos, el coordinador de los senadores de MorenaRicardo Monreal, propondrá una iniciativa para limitar el contenido de plomo en recubrimientos y pinturas, prohibirlo en artículos destinados al uso infantil y prohibir la importación de objetos que superen las 90 partes por millón (ppm) de dicha sustancia.

La propuesta establece la prohibición de cualquier contenido de plomo en recubrimientos y pinturas destinadas a artículos de uso infantil como juguetes, útiles escolares, muebles o juegos de uso público, esto con el fin de garantizar la mayor protección a la salud de niñas y niños.

La iniciativa adiciona el artículo 280 bis a la Ley General de Salud y establece en las disposiciones transitorias un plazo dos años para que sean retirados del mercado los productos que no cumplan con lo establecido.

El legislador explicó que el plomo es un metal tóxico para el ser humano, el cual ha sido cada vez más utilizado a nivel industrial y se ha convertido en parte de la vida diaria. “A pesar de los riesgos que representa para la salud, algunos fabricantes siguen produciendo recubrimientos con alto contenido de plomo”, denunció.

Dijo que la mayor fuente de exposición para la población en general proviene de recubrimientos, pinturas, barnices o esmaltes que son utilizados en construcciones, juegos infantiles, juguetes y diversos objetos de uso diario.

De acuerdo con estudios de CasaCem y de la Red Internacional para la Eliminación de los Contaminantes Orgánicos Persistentes (IPEN, por sus siglas en ingles), en México, todas las marcas de pinturas de esmalte contienen concentraciones de plomo por encima de las 90 ppm, que es el límite establecido por la Organización Mundial de la Salud como el máximo ideal para no afectar a la población.

También, muestras realizadas a 118 pinturas de diferentes marcas de venta en territorio nacional, arrojaron que el 45% contenían niveles mayores a 90 ppm y 27% del total contenían concentraciones peligrosamente mayores a 10 mil ppm.

Monreal Ávila señaló que los riesgos para la salud por exposición al plomo son muy numerosos y abarcan desde cefaleas, pérdida sensitiva en extremidades, anemia, hipertensión, osteoporosis, sordera, abortos, trastornos de conducta, aprendizaje y comportamiento, hasta la muerte, siendo los más afectados niñas y niños.

Ante esta situación, el senador consideró necesario legislar sobre este tema en beneficio de la salud de las personas y del medio ambiente.

“Desde el Senado de la República seguiremos legislando en beneficio de la salud pública y el medio ambiente sano para todas y todos”.

Fuente: 24 horas