Al segundo trimestre del año los bancos con mayor participación en el mercado reportaron la disminución  en la demanda de créditos al consumo y los dirigidos a pequeñas y medianas empresas, así como grandes firmas, de acuerdo con datos divulgados este viernes por el Banco de México.

BBVA, Santander, Citibanamex, Banorte, HSBC y Scotiabank, instituciones bancarias que representan el 76.8 por ciento de la cartera total del sistema bancario del país, reportaron que entre abril y junio de este año, periodo en el que las actividades económicas se detuvieron debido al confinamiento por el coronavirus, las solicitudes de crédito a través de tarjetas se contrajo 0.75 por ciento frente al primer trimestre de 2020, lapso de tiempo en el que se reportó un estancamiento.

Todo el segmento de prestamos de las principales instituciones bancarias comerciales al consumo se vio afectado por la aparición de la enfermedad en México, pues el automotriz cayó 0.92 por ciento, aunque en los tres primeros meses del año ya reportaba un comportamiento negativo.

Los créditos de nómina, que en el primer trimestre del año reportó un crecimiento de 17 por ciento, tuvo un retroceso entre abril y junio de 0.75 por ciento, mientras que los créditos personales se contrajeron 0.67 por ciento respecto al periodo inmediato anterior.

La demanda de prestamos por parte de las pequeñas y medianas empresas tuvo un comportamiento negativo de 0.25 por ciento frente al primer trimestre del año, a pesar de que en ese periodo de tiempo había registrado un incremento. 

Mientras que las solicitudes de crédito por parte de las grandes empresas también se vio impactado y disminuyó 0.17 por ciento respecto a los tres primeros meses de 2020.

El banco central mexicano apuntó que las instituciones bancarias en su conjunto percibieron en promedio un empeoramiento en el entorno económico nacional e internacional, en la situación económica de las empresas, en las condiciones de empleo para los hogares, y en la confianza de las empresas y de los hogares en la actividad económica. 

Además reportaron un aumento en la posición de liquidez y una disminución en los costos de captación.

Sobre las expectativas de la demanda de crédito para el tercer trimestre, los bancos con mayor participación en el mercado prevén en promedio un aumento en los segmentos de pymes de e intermediarios financieros no bancarios de 17 por ciento cada uno, mientras que en tarjetas de crédito puede crecer hasta 0.33 por ciento.

En contraste, esperan en que la demanda de crédito en el segmento de empresas grandes no financieras disminuya  0.17 por ciento y no prevén grandes cambios en las hipotecas.

El BdeM también preguntó a las instituciones sobre el porcentaje de la cartera de crédito que se espera se adhiera a los programas de diferimiento de pagos asociados a la pandemia de COVID- 19. Destacó que en el segmento de pymes, un tercio de los bancos con mayor participación estima que entre el 31 y el 40 por ciento de las empresas solicitaría ingresar a los programas, mientras que otro tercio consideró que será entre 51 y el 60 por ciento de la cartera.

En cuanto al crédito al consumo, un tercio de los bancos con mayor participación en el mercado considera que hasta un 10 por ciento de la cartera pedirá participar en los programas.

Fuente: La Jornada