El presidente Andrés Manuel López Obrador destacó que tras tocar fondo en materia económica, derivado de la emergencia sanitaria, el país comienza a mostrar signos de recuperación, lo que atribuyó a la estrategia de “rescatar a los más pobres”.

En un vídeo publicado en sus redes sociales, señaló que dos factores permitieron que la mayoría de los ciudadanos contarán con lo básico durante los peores meses de la emergencia sanitaria: el despliegue de los programas sociales con apoyos directos a diversos sectores y porque no se detuvo el envío de remesas.

“Con una mano estamos enfrentando esta pandemia para salvar vidas y con la otra mano estamos enfrentando la crisis económica que precipitó, que alentó y promovió esta pandemia, la caída en la economía y que se parara la actividad productiva, todo eso ha causado un daño en lo económico”, dijo.

Para el Presidente, “vamos a salir de esta crisis, como hemos salido antes de las calamidades que ha enfrentado nuestro país: terremotos, inundaciones, malos gobiernos, corrupción, pero México es muy fuerte, nuestra grandeza cultural siempre nos saca a flote”.

El mandatario celebró que un “dato bueno, pronostiqué que en julio nos íbamos a empezar a recuperar, que el peor trimestre fue abril, mayo, junio (…) en julio sólo se perdieron 3 mil 900 empleos, la buena noticia es que en los días que van de agosto se han contrato 15 mil 945 nuevos empleos, ya dejamos de perder empleos y vamos para arriba”.

Sobre la estrategia de no rescatar a grandes empresas y dotar de recursos de forma directa, dijo que es un “método que está demostrando eficacia porque al meter recursos, destinar presupuesto abajo, acompañado con las benditas remesas, lo que envían nuestros paisanos a sus familiares, que va para convertirse en un récord este año, podemos llegar a los 40 mil millones de dólares, es la principal fuente de ingresos que va a tener nuestro país, todo esto abajo a 10 millones de familia, esto ha reactivado el consumo, ha permitido que haya capacidad de compra, que no tengamos una crisis de consumo, que la gente tenga para lo básico y no hay hambre”.

A su parecer, “nos ayudó que no se cayó el sector primario, no hemos tenido problemas de alimentos básicos, no hemos tenido inflación, no hemos tenido carestía”.

Abundó que “decidimos apoyar a la gente, rescatar al pueblo, que toda la inyección de recursos de aplicará de abajo hacia arriba, esa es una diferencia con lo que se hacía anteriormente”.

Sobre el avance de la epidemia, señaló: “han perdido la vida más de 50 mil mexicanos, nos duele mucho, nos parte el alma, mandando nuestras condolencias sinceras a los familiares, porque no son datos, es todo lo que implica de tristeza, dolor, por perder a un familiar, amigo, pero tenemos que salir adelante.

Fuente: 24 horas