Por instrucción del presidente Andrés Manuel López Obrador, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, iniciará comunicaciones con el gobernador de Chiapas, Rutilio Escandón, en busca de “una solución” ante la detención del médico chiapaneco Gerardo Vicente Grajales Yuca, ocurrida el pasado 25 de julio acusado de abuso de autoridad.

Durante su conferencia de prensa matutina de este lunes, el Jefe del Ejecutivo señaló que el caso de Grajales Yuca, ex jefe de Urgencia y Medicina Critica del Hospital de Especialidades Vida Mejor, fue abordado en la reunión de seguridad, tras lo cual instruyó a la titular de la SG a mediar.

“Hay movimientos a favor del doctor, aunque es un asunto estatal se tomó el acuerdo en la mañana que la secretaria de Gobernación va a establecer comunicación con el gobernador de Chiapas y se va a buscar una solución en este asunto, pero es de competencia estatal”, indicó.  

Recalcó que a la vez que hay denuncias de presunta negligencia del médico, también hay quienes han expuesto que se han violado los derechos humanos del trabajador y se trata de “una injusticia”.

Por ello, reiteró, “vamos a intervenir y vamos a buscar un acuerdo. Hoy lo va a tratar la secretaria de Gobernación”.

Grajales Yuca fue detenido luego de que Karen Alejandra Ramírez Molina, hija del ex diputado local y ex líder del partido Mover a Chiapas, Miguel Arturo Ramírez López, presentó una denuncia en su contra, esto después de que el médico atendió a su padre quien posteriormente murió de Covid-19. Ramírez Molina acusó que Grajales le pidió dinero para la atención de su padre.

Con García Luna había narcoEstado

Durante su conferencia de prensa en Palacio Nacional, el presidente Andrés Manuel López Obrador reiteró que hay investigaciones en contra de Luis Cárdenas Palomino, Ramón Pequeño García, dos de los mandos cercanos al ex secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, detenido en Estados Unidos.

A la vez, sostuvo que durante el periodo que encabezó García Luna dicha dependencia, había un narco Estado.

“Imagínense en qué situación estaba el país, llegó a hablarse de un narco Estado, y yo sinceramente en ese entonces pensaba que no era correcto clasificar de esa manera al Estado mexicano, pero luego con todo esto que está saliendo a relucir, pues sí se puede hablar de una narco Estado, porque estaba tomado el gobierno. Quienes tenían a su cargo combatir a la delincuencia estaban al servicio de la delincuencia”.

Tras recordar que la instrucción que dio al Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, es no permitir que trabaje en el actual gobierno personas que se hayan desempeñado junto con García Luna como secretario de Seguridad Pública, indicó que hay indagatorias contra otros ex funcionarios.  

“La Fiscalía presentó denuncias de estas dos personas. Está abierto el proceso y si quedan funcionarios de ese grupo en el actual gobierno, la instrucción es que no se proteja a nadie y considero que va a suceder lo mismo en el caso de la fiscalía porque le tengo confianza al fiscal Alejandro Gertz Manero, no va a ser tapadera, no va a proteger a nadie”, indicó.

El mandatario subrayó que a la par del proceso que se realiza en el país vecino contra García Luna, en México también hay expedientes abiertos. 

Fuente: La Jornada