El proceso que se abrió con la denuncia que presentó Emilio Lozoya por haber destinado recursos que recibió de la empresa Odebrecht a la campaña presidencial del PRI en 2012 –con Enrique Peña Nieto como candidato-; para comprar votos, por instrucciones de Peña Nieto, como presidente de la República, y su secretario de Hacienda, Luis Videgaray, para la aprobación de las reformas estructurales derivadas del Pacto por México, y por actos de corrupción relacionados con la operación de la planta Etileno Siglo XXI, en el sexenio calderonista, es “el juicio del siglo en México si se revela todo lo que hay detrás”, aseguró el senador Ricardo Monreal.  

Todo esto “va a ser impresionante, porque hay  muchas personalidades públicas (involucradas). Nunca se había hecho lo que se está haciendo. Es la primera vez que se va a fondo en el deslinde de responsabilidades; es la primera vez que un alto funcionario se acoge al criterio de oportunidad y a los beneficios de testigo colaborador. No había visto en la última parte de la historia política una situación como ésta”.  

-¿Se está destapando la cloaca? –se le preguntó en entrevista afuera de Palacio Nacional. 

-Yo creo que hay todavía mucho que investigar, pero no quiero afectar el debido proceso.  

“Hay que ver qué tan consistentes son las pruebas, eso depende de la representación social, del ministerio público y, en su momento de la defensa en el juzgado”. 

-¿Al gobierno le está temblando la mano para meter a ex presidentes a la cárcel? 

No, el presidente (Andrés Manuel López Obrador) ha actuado con mucha moderación, con mucho cuidado para no afectar el debido proceso y no va a aceptar nunca negociaciones políticas al margen de la ley. Lo conozco muy bien, y es un hombre firme en el fin de perseguir la justicia. 

El presidente de la Mesa Directiva del Senado, afirmó que los beneficios para Emilio Lozoya están contemplados en la ley, por lo cual no hay nada indebido.

Fuente: La Jornada