Los cierres iniciales a la emergencia sanitaria y una menor llegada de visitantes tanto nacionales como internacionales resultaron en una caída de 6.3 por ciento en el producto interno bruto (PIB) del turismo, respecto al cierre del año pasado, lo mismo que en el consumo derivado de éste, reportó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Dicha baja en la actividad económica de este sector es la más profunda desde el segundo trimestre de 2009, cuando en abril de ese año se detectaron los primeros casos de influenza H1N1 y el PIB colapsó 7.6 por ciento en un trimestre y 9.7 a tasa anual.

A nivel mundial esta actividad es de las más afectadas por los cierres fronterizos y las medidas de confinamiento que se implantaron como respuesta a la pandemia de Covid-19 desde que inició 2020. En el caso de México afecta a un sector que representa 8.7 por ciento del PIB nacional.

Inegi detalló que el PIB producido por los bienes turísticos restó 3.6 por ciento, respecto al periodo de octubre a noviembre de 2020, pero la mayor afectación está en los servicios que mermaron hasta 6.4 por ciento. En el caso del consumo el que viene de turistas nacionales restó 6.1 por ciento y el de internacionales lo hizo 4.7 por ciento.

Respecto al mismo primer trimestre, pero de 2019, el PIB turístico cayó 5.2 por ciento. A su interior, lo generado por el consumo de bienes se redujo 3 por ciento y el de servicios 5.6. A la par, el consumo se redujo 4.7 por ciento, el realizado por connacionales mermó 2.4 por ciento y el realizado por visitantes extranjeros se hundió 13.1 por ciento.

La Organización Mundial de Turismo exhibió que hasta el año pasado México era el número siete entre los principales destinos turísticos del mundo y el número 16 en captación de divisas por esta actividad. Entraron al país 24 mil 600 millones de dólares.

Fuente: La Jornada